Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente del Eurogrupo se opone a que Grecia, Irlanda o Portugal dejen el euro

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker FOTO: REUTERScuatro.com

Critica que EEUU dé lecciones a la UE y le recuerda que está en el origen de la crisis

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha expresado hoy su "absoluta" oposición a que Grecia, Irlanda o Portugal dejen el euro para poder devaluar su moneda y salir así de la crisis y ha alertado de que esta solución "aumentaría los problemas" para toda Europa y crearía "riesgos considerables" para la economía mundial.
"Estoy absolutamente opuesto a la idea de que se obligue a uno o dos Estados miembros a abandonar la zona euro. Ello no resolverá ningún problema, aumentará los problemas para los países afectados, para la zona monetaria en su conjunto y, más allá, comportará riesgos considerables", ha dicho Juncker en una comparecencia ante el pleno de la Eurocámara.
El presidente del Eurogrupo ha enfatizado que los problemas de Grecia, Irlanda o Portugal no se deben a que estos países formen parte de la eurozona. "Los parados griegos o los trabajadores irlandeses los que provocaron la caída de Lehman Brothers", ha insistido.
En este sentido, Juncker ha criticado "las lecciones que vienen del otro lado del Atlántico y que curiosamente se abstraen de los auténticos orígenes de la situación en que nos encontramos". Se refería así a las presiones de Estados Unidos, a través del secretario del Tesoro, Tim Geithner, y del presidente Barack Obama a la UE para que actúe de forma más contundente para resolver la crisis de deuda.
"Interesa a los países miembros de la eurozona, los débiles y los fuertes, al resto de países de la UE, y de otros países europeos que rodean a los 27 que la zona monetaria mantenga su coherencia de contenido y geografía", ha insistido.
Los inspectores regresan de Atenas
Juncker ha anunciado que los inspectores de la UE y del Fondo Monetario Internacional (FMI) regresarán a Atenas el miércoles o jueves de esta semana. La denominada 'troika' (forma por la Comisión, el Banco Central Europeo y el FMI) debe verificar si las autoridades helenas han respetado las condiciones para recibir una ayuda urgente de 8.000 millones de euros.
En todo caso, la próxima reunión del Eurogrupo que se celebra el 3 de octubre en Luxemburgo no podrá dar luz verde al desembolso de este sexto tramo del primer rescate a Grecia porque no hay suficiente tiempo para que la troika elabore su informe y los ministros lo discutan, según ha explicado.
Los griegos, ha indicado Juncker, necesitan asistencia técnica para llevar a cabo las reformas estructurales prometidas y el resto de países de la eurozona están dispuestos a prestarla. "Los alemanes no son egoístas", ha sostenido en respuesta a las críticas de algunos eurodiputados.