Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las CCAA del PP, salvo Madrid, dan por bueno el reparto asimétrico del déficit

Las comunidades autónomas del PP, excepto Madrid, han dado por bueno este miércoles el reparto asimétrico del déficit para 2013 propuesto por el Gobierno y que ha sido aprobado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) por ocho votos a favor, cuatro en contra y cuatro abstenciones.

El establecimiento de diferentes objetivos de déficit para cada autonomía había provocado un enfrentamiento entre comunidades del mismo signo político, ya que las que el pasado año cumplieron con el objetivo del 1,5 por ciento temían que esta permisividad supusiera un premio a las 'incumplidoras'.
Finalmente, la propuesta del Gobierno ha salido adelante con el apoyo de todas las comunidades gobernadas por el PP excepto Madrid, que ha votado en contra, y Extremadura y Aragón, que se han abstenido.
El consejero de Economía y Hacienda, Enrique Ossorio, ha explicado que la Comunidad de Madrid no podía votar a favor de un reparto que, a su juicio, "premia a la comunidad que ha incumplido y castiga a la que ha cumplido" e incumple la ley de estabilidad presupuestaria.
"Hemos defendido el interés de Madrid y el interés de la ley de estabilidad presupuestaria, porque lo que nosotros sostenemos es que este acuerdo convierte a la ley de estabilidad presupuestaria en papel mojado, porque si el objetivo de déficit se fija premiando a las que incumplen, ¿para que sirve a ley?", ha preguntado pese a asegurar que la comunidad tratará de cumplir el objetivo del 1,07 por ciento "por difícil que sea".
En el lado contrario, la consejera de Hacienda de Galicia, Elena Muñoz, considera que el acuerdo alcanzado satisface las pretensiones de su comunidad autónoma, ya que reparte los objetivos en función de criterios objetivos y "se ha tenido en cuenta el esfuerzo de las comunidades que han cumplido en años anteriores".
Así, ha destacado que las comunidades 'cumplidoras' tendrán que hacer un menor esfuerzo que las que no lo hicieron. Por ejemplo, Galicia cerró 2012 con un déficit del 1,26 por ciento y el objetivo para este año es del 1,2 por ciento, lo que supone una bajada "muy ligera".
La consejera gallega ha celebrado además que el CPFF ha acordado que todas las autonomías tengan el mismo objetivo de déficit en 2014, 2015 y 2016, un asunto que también ha sido puesto en valor también por la consejera de Castilla y León, Pilar del Olmo.
Del Olmo ha reconocido que Castilla y León siempre había defendido un objetivo simétrico de déficit, pero cree que el reparto final es satisfactorio porque otorga a la comunidad el 1,27 por ciento, que es "prácticamente" la media de las autonomías, y las que no cumplieron el pasado año son las que tendrán que hacer un esfuerzo mayor.
Mientras, el consejero de Castilla-La Mancha, Arturo Romaní, ha destacado que todas las comunidades "han tenido muy clara" la necesidad de reducir el déficit para activar la economía y por ello, más allá de las cifras concretas de cada una, el resultado general "ha sido satisfactorio y unánime". Romaní ve "razonable y posible" que Castilla-La Mancha cumpla un 1,3 por ciento sin nuevas reducciones de gasto y sin tener que aplicar algunas medidas que ya estaban reflejadas en su Presupuesto.
Por su parte, el consejero de Hacienda de Aragón, José Luis Saz, se ha abstenido en la votación porque la comunidad defendía el mismo objetivo para todas, pero ha reconocido estar satisfecho con el resultado final porque Aragón se mantiene en la media y todas las autonomías han demostrado estar "comprometidas con la reducción del déficit".
Entre las comunidades que han contado con un mayor margen, Baleares ha celebrado que el reparto cumpla su pretensión de objetivos asimétricos igual que "son distintas las realidades de las comunidades y el sistema de financiación es asimétrico". La comunidad, que tendrá cumplir un objetivo del 1,47 por ciento, ha garantizado estar comprometida con la senda de consolidación fiscal e ir ajustando sus gastos a sus ingresos.
También el consejero de Hacienda de la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha celebrado que la comunidad ha conseguido "una cifra asimétrica y la más elevada de todas las comunidades", porque partía de la cifra más alejada del objetivo de déficit de todas las autonomías. Sin embargo, ha reconocido que esperaba "alguna décima más", precisamente por esa situación inicial de la región.
Andalucía celebra la asimetría
De las comunidades autónomas que no están gobernadas por el PP, tan sólo Andalucía ha optado por abstenerse en la votación de los objetivos de déficit para 2013, que en su caso será del 1,58 por ciento del PIB, casi medio punto menos que el año pasado.
Tras la reunión del CPFF, la consejera andaluza de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, ha saludado que se hayan acordado "criterios individualizados" de reparto de déficit y que, además, se haya aumentado el límite de deuda --hasta el mencionado 16,6 por ciento en el caso de Andalucía--. La abstención, ha explicado, se debe a que el límite de déficit no le parece "lógico".
Cataluña es una de las cuatro autonomías que ha votado en contra de los objetivos de déficit propuestos por el Gobierno. Su consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, se ha mostrado decepcionado con la cifra del 1,58 por ciento, ya que, aunque no la desprecia, queda "claramente por debajo" de las aspiraciones de la Generalitat.
Para Mas-Colell, la causa del reparto aprobado por el CPFF se debe al "acaparamiento" por parte del Estado del margen que la UE dio a España, algo de lo que también se ha quejado el consejero canario de Economía y Hacienda, Javier González Ortiz, quien considera "injusto e insuficiente" el objetivo que se les ha fijado, del 1,2 por ciento, pues "la distribución entre lo que se queda el Estado y lo que se les cede a las comunidades no refleja la distribución del gasto".
"Las comunidades autónomas somos las que prestamos la sanidad, la educación y los servicios sociales, por tanto el mayor déficit que se queda el Estado es el que está lastrando un elemento fundamental, que es el de los servicios públicos esenciales", ha explicado.
Injusto para Asturias
"Injusto" es también el calificativo utilizado por la responsable de Hacienda del Principado de Asturias, Dolores Carcedo, para definir el reparto del déficit. "No existe un criterio en profundidad que nos permita saber por qué tiene que haber diferencias; es un criterio subjetivo", ha denunciado tras indicar que su comunidad tendrá que cumplir el 1,06 por ciento este año.
En su opinión, "si se discrimina a unas comunidades en beneficio de otras tiene que ser un reparto razonado, basado en un análisis previo", por lo que considera que "lo menos injusto es un reparto homogéneo para todos".
El CPFF también ha aprobado los objetivos de deuda de las autonomías para 2013: Andalucía 16,6%, Aragón 15,3%, Asturias 13,5%, Baleares 23,2%, Canarias 12,9%, Cantabria 17,2%, Castilla-La Mancha 29,8%, Castilla y León 15,4%, Cataluña 27,2%, Extremadura 16,2%, Galicia 16,2%, La Rioja 14,5%, Comunidad de Madrid 11,8%, Murcia 18,6%, Navarra 16,7%, País Vasco 12,2% y Comunidad Valenciana 31,2%.