Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La junta de Colonial aprueba su conversión en socimi, lo que mejorará su tratamiento fiscal y su beneficio

La junta general de accionistas de Colonial ha aprobado la conversión de la inmobiliaria en socimi (sociedad anónima cotizada de inversión inmobiliaria), decisión se hará efectiva con carácter retroactivo a partir del 1 de enero de 2017 y que le permitirá beneficiarse de un tratamiento fiscal más favorable y que supondrá una mejora "significativa" en su flujo de caja y en su beneficio neto.
No obstante, la transformación de la inmobiliaria en socimi no supondrá ningún cambio en la estrategia corporativa de la sociedad ni de su plan de negocio, según ha informado la compañía.
"Es un hito que da continuidad a la normalización de Colonial en el entorno de mercados internacionales de capitales y que cuenta con unos atractivos beneficios económicos y financieros para nuestros accionistas", ha destacado Pere Viñolas, consejero delegado del grupo Colonial.
El nuevo régimen fiscal y el consiguiente descenso de la tributación (con una reducción de la tasa impositiva efectiva del 25% al 0%) tendrá una incidencia positiva sobre la compañía y sus accionistas. En concreto, la conversión en socimi tendrá un impacto inmediato de 72 millones de euros en los fondos propios y beneficios consolidados de 2017.
Asimismo, supondrá una mejora inmediata del cash flow de la compañía, con un mayor fondo de operaciones (FFO) y beneficio recurrente por acción.
La compañía mantiene la posibilidad de seguir utilizando el escudo fiscal del grupo (no contabilizado en balance ni registrado en valor añadido bruto y que asciende a más de 1.300 millones de euros) para estructurar operaciones de inversión y desinversión.
Su conversión en socimi le permitirá un mayor acceso a capital, pudiendo atraer a inversores institucionales que únicamente adquieren acciones de compañías bajo este régimen, así como un posible aumento de la liquidez de la acción de Colonial debido al acceso a un mayor universo de inversores institucionales a nivel global.
Juan José Brugera, presidente de Colonial, ha resaltado ante los accionistas que en un entorno de sector de compresión de los márgenes, debido al incremento de la presión inversora, Colonial ha mantenido una política industrial focalizada en la transformación y creación de oficinas prime que le ha permitido una creación de valor superior a la media del mercado".
De su lado, Pere Viñolas, consejero delegado del grupo, ha destacado que 2016 ha sido un año de resultados operativos y financieros "excepcionales" que se han traducido en una rentabilidad para sus accionistas de un 20%, un 65% acumulado desde junio de 2014, "la mayor del sector medido en valor neto de crecimiento de los activos".
A cierre del pasado ejercicio, la cartera total de más de 1 millón de metros cuadrados del grupo, desglosada en 42 edificios de oficinas en España y 21 en Francia -un 75% ubicados en zonas prime de Barcelona, Madrid y París- fue valorada en más de 8.000 millones de euros, alcanzando un crecimiento en términos homogéneos del 9% respecto al año precedente.
Para el consejero delegado de Colonial la "excelente" cartera de edificios del Grupo ha permitido a la compañía "atraer los mejores clientes y cerrar contratos en la banda alta del mercado".
En 2016, el grupo Colonial formalizó 96 transacciones de alquiler que suponen 39 millones anuales más de nuevas rentas. Esta línea de contratación ha llevado a la compañía a exhibir una ocupación única que supera el 97% del total de superficie comercializada y le ha permitido elevar sus ingresos por rentas hasta los 271 millones de euros, cifra un 17% superior al mismo periodo del año anterior.
En 2016, el resultado bruto de explotación (Ebitda) recurrente del grupo ascendió a 220 millones de euros, un 24% más que el año anterior, mientras que el resultado neto del año ascendió a 274 millones de euros.
DIVIDENDO DE 0,165 EUROS POR ACCIÓN
Los accionistas de Colonial han aprobado además la distribución de un dividendo de 0,165 euros por acción, que de acuerdo con el número de acciones actualmente en circulación supone un dividendo total máximo de 65 millones de euros.
Por último, Viñolas ha destacado que el inicio de 2017 está dando continuidad al buen resultado de 2016 con la consecución de importantes hitos para la compañía como la "exitosa" ampliación de capital por un valor de 253 millones de euros, la inclusión de Colonial en el Ibex 35, el reconocimiento de la compañía como la inmobiliaria de mayor rentabilidad según MSCI y la mejora de la calificación crediticia por parte de Standard & Poor's y Moody's.