Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia reitera que intervino Electricaribe debido a la "cesación de pagos" por parte de la empresa

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, explicó este jueves que la toma de posesión de los bienes, haberes y negocios de Electricaribe fue una medida "necesaria dada la inminente situación de cesación de pagos por parte de dicha empresa".
"El Gobierno busca garantizar la prestación del servicio de energía eléctrica a cerca de tres millones de colombianos de la zona norte de Colombia y a los cuales el Gobierno debe atender para asegurar la prestación de los servicios públicos con la continuidad y calidad necesarias", apunta en un comunicado.
Al respecto, la institución aseguró que este proceso no afecta "de ninguna manera" a la seguridad jurídica de las empresas extranjeras en Colombia.
Asimismo, reiteró que la medida es de "carácter preventivo", y dará tiempo para encontrar una solución que "responda a la necesidad de los habitantes de la Costa Atlántica en materia de energía eléctrica", además de contribuir a que la empresa "asuma sus responsabilidades de operación, inversiones y pagos a los generadores de energía".
"El Gobierno nacional reitera su voluntad con el Gobierno de España de seguir buscando una salida de mutuo beneficio que satisfaga a los dos países, pensando tanto en la seguridad de la inversión extranjera como en la prestación óptima de servicios a los ciudadanos", concluye el comunicado.
El pasasdo martes, el Gobierno procedió a la intervención de la filial de Gas Natural Fenosa, Electricaribe, después de que las negociaciones entre el Ejecutivo colombiano y la cúpula directiva del grupo energético español para encontrar una solución a la crisis abierta no cristalizaran en un acuerdo.
A principios de agosto, Gas Natural Fenosa notificó a las autoridades colombianas el inicio de una controversia a la luz del acuerdo internacional de inversiones recíprocas entre España y Colombia debido a esta deuda acumulada con su filial en el país sudamericano, Electricaribe, en la que cuenta con una participación del 85%.
Desde este momento, existía un plazo de negociación de seis meses que, de no derivar en un acuerdo, puede provocar una denuncia de la empresa española ante la corte internacional de arbitraje del Ciadi.
Gas Natural Fenosa ha cifrado en 4.074.328 millones de pesos colombianos (unos 1.350 millones de dólares) la deuda que acumula por impagos de clientes de electricidad en Colombia a cierre del pasado mes de septiembre. De este importe tiene provisionado aproximadamente el 83 por ciento (unos 1.120 millones de dólares).
La pasada semana, en una conferencia con analistas para presentar los resultados correspondientes a los nueve primeros meses del año, el consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, aseguró que el grupo mantiene "la voluntad de cooperar" con el Gobierno colombiano para alcanzar una solución al problema, que pasa, según afirmó el directivo, por establecer un marco regulatorio en el país que le dote de la seguridad jurídica necesaria.
La filial colombiana de Gas Natural Fenosa ya había evitado este mes el inicio de un proceso de suspensión de actividad tras pagar cerca de 28.000 millones de pesos (9 millones de dólares) al operador del sistema eléctrico del país.
Electricaribe fue adquirida por Unión Fenosa en el año 2000 y, posteriormente, se integró en Gas Natural cuando la gasista adquirió Fenosa en 2009.