Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La junta de Codere aprueba una retribución máxima anual para su consejo de 3 millones anuales

La junta general extraordinaria de accionistas de Codere ha aprobado fijar en tres millones de euros la retribución máxima anual a percibir por el conjunto de su consejo de administración, que quedará fijado en un número mínimo de cinco consejeros y máximo de quince, según informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Asimismo, los accionistas del grupo de juego privado han dado su visto bueno a la emisión de 140,53 millones de warrants, denominados warrants A, que incorporan el derecho a suscribir acciones ordinarias de nueva emisión de la compañía mediante aportaciones dinerarias, y en igual número de warrants B. Para ello, el grupo ampliará capital por un importe nominal máximo previsto inicialmente de 28, 1 millones de euros.
Además, la junta ha autorizado al consejo de administración, por el plazo de cinco años, para emitir obligaciones o bonos canjeables y/o convertibles en acciones de la compañía y warrants sobre acciones de nueva emisión o en circulación, con el límite nominal máximo de 25,29 millones de euros.
A finales del pasado mes de abril, Codere completó su acuerdo de reestructuración ('scheme of arrangement'), cuya aplicación dio entrada en su capital a los acreedores.
El objetivo de esta reestructuración era capitalizar los derechos de crédito procedentes en último término de los bonos senior por importe nominal de 760 millones de euros y de los bonos senior por 300 millones de dólares americanos emitidos por Codere.
Además, el grupo de juego privado creó una sociedad íntegramente participada, Newco, mediante la transmisión en bloque de la totalidad de su patrimonio. Codere ponía así fin a un largo proceso de reestructuración.