Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coca-Cola anuncia el recorte de 1.200 empleos

The Coca-Cola Company, el principal fabricante mundial de refrescos, recortará 1.200 empleos, el 1,2% de su plantilla, durante los próximos meses después de haber incrementado en 800 millones de dólares (732 millones de euros) el objetivo de su plan de reducción de costes de cara a 2019, fecha en la que alcanzará la cifra anualizada de 3.800 millones (3.479 millones de euros).
En la conferencia con analistas posterior a la presentación de las cuentas trimestrales, el director de operaciones de Coca-Cola, James Quincey, que asumirá el cargo de consejero delegado el próximo 1 de mayo, precisó que, principalmente, el ahorro de costes se conseguirá a través del recorte de puestos de trabajo, que comenzarán en la segunda mitad de 2017 y se extenderán hasta 2018, según recoge Reuters.
La reducción de plantilla, que a cierre de 2016 contaba con 100.300 trabajadores, se enmarca bajo un plan estratégico de Coca-Cola que pretende alcanzar ahorros anualizados de costes por importe de 3.800 millones de dólares (3.479 millones de euros) para 2019.
El anuncio se produce después de que el gigante de Atlanta haya incrementado en 800 millones de dólares (732 millones de euros) su objetivo de ahorro de costes para expandir sus programas de productividad y reinversión.
En el primer trimestre de 2017, Coca-Cola registró un beneficio neto atribuido de 1.182 millones de dólares (1.086 millones de euros) lo que representa un retroceso del 20% respecto al resultado obtenido en el mismo periodo del año anterior.
Por su parte, la cifra de negocio neta del fabricante de refrescos entre los meses de enero y marzo alcanzó los 9.118 millones de dólares (8.374 millones de euros), un 11% por debajo de los ingresos contabilizados un año antes, como consecuencia del impacto negativo del 10% procedente de la re-franquiciación de las actividades de embotellamiento.