Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ciudadanos pide un Estatuto del Becario que permita distinguir entre prácticas y trabajos encubiertos

Ciudadanos quiere que se apruebe un Estatuto del Becario en el que recoger los diferentes tipos de prácticas no laborales y definir las características de este tipo de relaciones con el fin de distinguirlas de las de un puesto de trabajo encubierto como contrato de prácticas.
Ante la polémica surgida por las condiciones laborales de muchos contratos en prácticas, la formación naranja aboga por abordar este debate desde todas las modalidades diferentes que existen de prácticas, ya que engloban tanto supuestos regulados como no. Es en estos últimos donde Ciudadanos cree que se debe actuar al existir mayores niveles de fraude.
Según sostiene el portavoz de Empleo de Ciudadanos en el Congreso, Sergio del Campo, una práctica no laboral debe de tener una naturaleza formativa no prestacional, por lo que entre la empresa y el becario no deben de existir servicios que revistas las características del contrato de trabajo, y una posible percepción de una beca que, señala no tiene la consideración de un salario.
Para el diputado, estas prácticas se encuentran "en la frontera del derecho del trabajo" y, por ello, reconoce el riesgo de un "interés fraudulento" de empresas e instituciones de poder utilizar servicios laborales a través de este tipo de contratos, lo que supone un ahorro de costes y una pérdida de derechos laborales, puesto que en algunos casos se llega a efectuar un trabajo sin ni siquiera remuneración. También advierte del importante coste que supone para las arcas de la Seguridad Social este tipo de contratos.
UNA DEFINICIÓN "NÍTIDA" DE LO QUE ES UN BECARIO
A su juicio, únicamente es posible evitar este tipo de situaciones a través de una definición "nítida" de las características de la actividad formativa, distinguiéndolas así de las relaciones laborales por cuenta ajena, ya que, sostiene el portavoz de Empleo, las regulaciones actuales "no son lo suficientemente rigurosas" a la hora de establecer los requisitos de la actividad de los becarios.
En este sentido, cree necesario trabajar en una regulación conjunta de las diferentes situaciones de prácticas no laborales contempladas en la regulación actual y, estudiando sus deficiencias y la jurisprudencia establecida al respecto, acordar una definición de la práctica no laboral que pueda distinguirla de un trabajo propiamente dicho. De esta forma, cree que no habría posibilidad de que siguieran existiendo aquellas "becas dudosas" y los becarios trabajadores gozarían de una mayor protección.
EL CONGRESO YA SE PRONUNCIÓ FAVORABLEMENTE
Precisamente, a propuesta de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, el Congreso abordó recientemente en su Comisión de Empleo y Seguridad Social las condiciones laborales en este tipo de prácticas y las posibles soluciones al mismo. Además de la redacción de un Estatuto del Becario, Ciudadanos propuso que se articularan mecanismos para la contratación de los becarios una vez concluya su contrato y desincentivar la sustitución de un becario por otro.
Así, sugería que se fijaran a través de cuotas la incorporación de becarios, y también que dotara de medios a la administración para poder crear un sistema estadístico del número real de becarios y las condiciones de sus convenios con el fin de incluirlos en la Encuesta de Población Activa (EPA).
Finalmente, la Comisión de Empleo aprobó un texto conjunto, apoyado por Unidos Podemos, el PSOE y Ciudadanos, en el que se instaba al Gobierno a incluir unas mínimas condiciones laborales en la normativa de las prácticas no laborales, la evaluación de las normativas que han amparado este tipo de prácticas y las propuestas de Ciudadanos, incluida la del Estatuto del Becario.
REIVINDICACIÓN DE LOS SINDICATOS
Precisamente, este Estatuto del Becario es una de las reivindicaciones de los dos principales sindicatos, Comisiones Obreras y UGT, incluida dentro de sus propuestas remitidas al Gobierno en el marco de la Mesa de Empleo y Calidad en el empleo abierta con la patronal y el propio Ejecutivo.
Así, los sindicatos demandan el acuerdo de un 'Estatuto del becario y estudiante en prácticas' que regule los derechos para la garantía de la formación, de condiciones laborales y de protección sindical de las personas que se encuentran realizando prácticas, así como el seguimiento administrativo en estas situaciones y la sanción a la empresa en caso de abuso.