Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China decreta reducir la jornada de trabajo los viernes de verano para incentivar el turismo

En China están de enhorabuena. El gobierno lo ha decretado por ley: Hay que dar libres todos los viernes de este verano, o por lo menos, las tardes. ¿Y por qué? Pues para que gasten y reanimen a una economía que, pese a levantar rascacielos de más cincuenta plantas en veinte días, muestra signos de agotamiento. Además, se evitaría una operación salida de vacaciones en el país del atasco de 100 kilómetros que duró nueve días. Porque los chinos sólo tienen unas grandes vacaciones: las de Año Nuevo. Todo el mundo decide ir a los mismos sitios... así que el gobierno cree que con su idea mata varios pájaros de un tiro y va a invertir setecientos mil millones para el turismo: Más albergues, cruceros y hasta retretes. Hay pocos y son un suplicio. Asi que habrá 57.000 más y muchos serán "invisibles", es decir, cubos de espejos que por fuera reflejan y por dentro ya sentaditos, se podrán disfrutar de unas vistas impresionantes.