Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Centenares de trabajadores de Unipost protestan contra el pago aplazado de nóminas y la precarización laboral

Centenares de trabajadores de Unipost han participado en las concentraciones convocadas en las principales ciudades donde la empresa está implantada, en protesta por una situación "inadmisible e inasumible" de ERTE, rebajas salariales, fraccionamientos de nóminas y pagas extras registrados en los últimos seis años.
En el tercer día de paros, CC.OO. valora el seguimiento muy elevado en las grandes provincias, que oscila entre el 70% y el 90% del total de 2.400 trabajadores que conforman la plantilla de la compañía, según ha señalado el sindicato en una nota.
CC.OO. denuncia que la precarización laboral se ha visto "llevada al extremo" en los últimos meses, con medidas como el fraccionamiento de las nóminas de agosto y septiembre "en cuatro cómodos plazos", y el aplazamiento de la extra de verano en 10 mensualidades, tras la rebaja salarial del 17% entre 2015 y 2015 y del 14,5% en 2015.
La plantilla de Unipost ha salido a la calle en concentraciones convocadas para este miércoles en Madrid, Barcelona, Zaragoza, A Coruña, Ourense, Córdoba y Valencia, a las que hay que sumar las convocadas ayer en Pontevedra y Santiago.
Asimismo, CC.OO. recuerda que estas concentraciones se enmarcan en la semana de movilizaciones y paros convocados por todas las organizaciones sindicales con representación en Unipost, paros que, "con una masiva participación por parte de los trabajadores, está alcanzando seguimientos de entre el 70 y el 90% en las grandes poblaciones donde se localiza el 80% de la plantilla, como Madrid, Barcelona, Galicia o Andalucía en las que destacan Sevilla o Córdoba".
El sindicato no descarta intensificar las movilizaciones en el caso de que la empresa no aporte soluciones y continúe sin acometer un plan de viabilidad que apueste por el crecimiento y el desarrollo de un proyecto de empresa como salida a la actual situación, en lugar de trasladar a los trabajadores las consecuencias de años de una gestión "claramente equivocada".