Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Congreso y Casa Blanca fracasan en lograr un acuerdo que evite el 'secuestro' fiscal

Obama defiende su política ecómica ante el inminente 'secuestro fiscal'Reuters

Los representantes republicanos y demócratas en el Congreso reunidos este viernes en la Casa Blanca con el presidente de EEUU, Barack Obama, no han logrado sellar un pacto que permita evitar la activación automática de los ajustes presupuestarios por importe de 85.000 millones de dólares (63.910 millones de euros) previstos a partir de este día.

En su comparecencia ante la prensa tras finalizar el encuentro, el presidente de EEUU admitió que el impacto de la activación de dichos ajustes en los programas federales, en caso de completarse, restará "más de medio punto" al crecimiento de la economía y se traducirá en la pérdida de unos 750.000 empleos.
Obama, quien se ha mostrado especialmente crítico con la negativa republicana a revisar los beneficios fiscales para las rentas altas, señaló que los ajustes "no serán sentidos por todos de la misma manera, aunque este dolor será real" y expresó su confianza en que sea posible retomar las conversaciones proximamente y alcanzar un "'caucus' de sentido común".
A este respecto, el inquilino de la Casa Blanca apuntó que, si bien la entrada en vigor de las medidas de ajuste no provocarán una nueva crisis financiera, pero dañarán la economía, al destruir empleo y restar "más de medio punto al crecimiento".
Sin embargo, Obama subrayó que este 'secuestro' presupuestario "no es el apocalipsis, sólo es algo estúpido" y el país "saldrá de ésta", aunque va a hacer daño al ciudadano medio.