Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los paraísos fiscales de la baronesa Thyssen

En 1996, “Molino de agua en Gennep”, un Van Gogh, es adquirido por medio millón de euros por un pujador anónimo. Un fax posterior aclaraba que la propietaria era la baronesa Thyssen y que la transacción se había hecho a través de la sociedad Nautilus Limited, radicada en las Islas Cook, un paraíso fiscal en medio del Pacífico Sur. Y no es la única. Según una investigación del consorcio internacional de periodistas de investigación, la compra de obras de arte a través de paraísos fiscales es habitual y muy ventajoso. Además, asegura el anonimato de quienes tienen allí su dinero. Al menos, hasta ahora.