Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carlos Slim supera la cota del 70% en Realia tras la ampliación de capital

Carlos Slim ha elevado por encima de la cota del 70% su posición de control en Realia, desde el porcentaje del 67,2% que ostentaba hasta ahora, tras la ampliación de capital que acaba de cerrar la inmobiliaria.
El empresario mexicano tiene un 36,92% de Realia de forma indirecta, a través de FCC, grupo constructor del que es accionista de control. El porcentaje restante del 33,8% lo controla de forma directa, a través de Inversora Carso.
Tanto FCC como el propio Slim han acudido a la ampliación de capital de 145 millones de euros que la inmobiliaria ha concluido definitivamente este mismo lunes, al comenzar a cotizar los 184 millones de nuevas acciones emitidas en el marco de la operación.
Con esta nueva ampliación, Realia ha levantado fondos para reforzar su balance y costear la reactivación de su negocio de construcción de viviendas, uno de los objetivos estratégicos de Slim para la empresa.
En virtud de la inyección de fondos realizados en la operación, Slim ha elevado tanto su participación directa, como la indirecta, en la inmobiliaria.
Así, su cuota directa se incrementó desde el 30,3% hasta el 33,8%, lo que indica que el empresario inyectó en la operación más fondos que los que le correspondían por su participación de la empresa. El porcentaje indirecto, el que ostenta FCC, creció ligeramente, desde el 36,911% hasta el 36,925%, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
De esta forma, Slim ratifica una vez más su compromiso con Realia, compañía en la que ha inyectado capital en todas las ampliaciones realizadas en los últimos años para sanearse, y a la que además ha aportado garantías en sus procesos de refinanciación.
LEVANTAR VIVIENDAS Y RECORTAR DEUDA.
Con esta última operación, la inmobiliaria busca dotarse de fondos para reanudar su actividad residencial, uno de los pilares de la estrategia del magnate mexicano para relanzar la compañía, aprovechando la recuperación del sector y la cartera de casi dos millones de metros cuadrados de suelo con que cuenta la compañía.
No obstante, también pretende seguir optimizando su estructura financiera, pese a haber recortado ya un 20% su endeudamiento neto en el último año, hasta situarlo en 900 millones de euros.
En la actualidad, afronta la refinanciación del crédito sindicado de 678 millones de euros vinculado al negocio patrimonial, que supone el 75% del pasivo total y vence el próximo mes de abril.