Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carillion se desploma más de un 30% tras rebajar previsiones y anunciar la salida de su consejero delegado

El grupo británico de construcción y servicios Carillion ha revisado a la baja sus expectativas para el conjunto del ejercicio, ante las dificultades del sector y la salida de varios mercados, así como después de que sus resultados del primer semestre no alcanzasen los objetivos previstos y que el consejero delegado de la empresa, Richard Howson, haya dimitido del cargo, tras lo que las acciones de la compañía se hundían un 32,43% en la Bolsa de Londres.
Carrillion informó este lunes de que su cifra de negocio en los seis primeros meses del año será "similar" a la del mismo periodo de 2016, alrededor de los 2.500 millones de libras esterlinas (2.823 millones de euros), mientras que el resultado de explotación será inferior a lo previsto, principalmente por la gradual cesión de acciones de Asociaciones Público-Privadas (PPP), que ahora se prevé que tengan lugar en el segundo semestre.
Asimismo, el deterioro en el flujo de caja de una serie de contratos de construcción ha llevado al consejo de la compañía a revisar todos los contratos materiales de Carillion, lo que ha resultado en una provisión de 845 millones de libras (954 millones de euros) a 30 de junio de 2017, de los que 375 millones de libras (423 millones de euros) corresponden al Reino Unido y otros 470 millones de libras (530 millones de euros) a mercados internacionales, en su mayoría relacionados por la salida de los mercados de Oriente Próximo y Canadá.
A este respecto, la empresa destacó los progresos realizados en el cumplimiento de algunos objetivos anuales, con la venta del 50% de su participación en Carillion Alawi, que agrupa los intereses de la compañía en Omán, por 12,8 millones de libras (14,5 millones de euros) .
Como resultado de la evaluación de contratos y las acciones estratégicas anunciadas, así como consecuencia de las dificultades en los mercados y la salida de determinados territorios, Carillion ha revisado sus previsiones anuales, con una expectativa de que sus ingresos oscilen entre los 4.800 y 5.000 millones de libras (5.420 y 5.645 millones de euros), por debajo de las expectativas anteriores.
Por otro lado, el presidente no ejecutivo de Carillion, Philip Green, anunció que Richard Howson "ha dimitido como consejero delegado del grupo y de su puesto en el consejo con efectos inmediatos", por lo que Keith Cochrane asumirá el puesto de forma provisional.