Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Autoridad del Canal de Panamá rechaza las "presiones" del consorcio encargado de las obras de ampliación

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP), administradora del mismo, ha rechazado las "presiones" del Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio liderado por Sacyr Vallehermoso y la italiana Impregilo que en julio de 2009 se adjudicó el contrato de obras de ampliación del canal y que este miércoles ha informado de su intención de suspender dichos trabajos por los sobrecostos generados.

La ACP "rechaza de manera categórica las presiones" de GUPC, realizadas "con el único propósito de forzar a la organización a negociar fuera de los términos establecidos en el contrato para la construcción del tercer juego de esclusas", ha dicho en un comunicado.
"No importa qué tipo de presión se haga contra la ACP, nosotros mantenemos nuestra exigencia de que Grupo Unidos por el Canal respete el contrato que ellos mismos aceptaron y firmaron", ha manifestado el administrador del canal, Jorge L. Quijano, que aparece citado en la nota.
Esta ampliación del Canal de Panamá, con un importe de 3.118 millones de dólares (unos 2.243 millones de euros), es uno de los mayores proyectos de ingeniería civil de la historia. El objetivo es que el canal, punto neurálgico del tráfico marítimo internacional de mercancías, aumente en un 40 por ciento su capacidad de tránsito.
La ACP ha recibido una notificación de GUPC en la que el grupo empresarial --del que también forman parte la constructora belga Jan de Nuil y la panameña Constructora Urbana-- comunica su intención de suspender las obras el próximo 20 de enero, "bajo la exigencia de que se le proporcione fondos adicionales a los pactados en el contrato", según la entidad administradora.
Según indica la ACP, el contrato establece que la intención de suspensión no implica una terminación o abandono del proyecto. Previamente, GUPC había explicado que la administradora tiene un plazo de 21 días para cumplir con los requerimientos solicitados, aunque mientras tanto los trabajos continuarán con normalidad.
REQUERIMIENTOS DE GUPC
El consorcio ha denunciado "incumplimientos del contrato" por parte de la ACP y la acusado de no "mantener y restaurar el equilibrio financiero con GUPC por los eventos imprevistos que se han presentado en la obra", en la que, según ha recordado, "se proyectan 1.600 millones de dólares en sobrecostos, que son responsabilidad del empleador".
Ante las quejas del consorcio, que afirma que la administradora ha optado por "ignorar" sus requerimientos, la ACP ha reiterado que "la única vía para atender reclamaciones está claramente establecida en el contrato". "Dos de las tres instancias para la resolución de reclamaciones son decididas por terceros", unas cláusulas contractuales que "fueron aceptadas por GUPC al momento de la firma del contrato", ha señalado.
Por último, la ACP ha dicho que confía en que el contratista "tenga la capacidad de cumplir los compromisos pactados" ya que, de no ser así, activará "los mecanismos del contrato que le permiten completar la obra".
El programa de ampliación del canal registra un avance total del 72 por ciento, mientras que la construcción de las nuevas esclusas se encuentra al 65 por ciento. La ACP ha resaltado que GUCP indicó con anterioridad que en lugar de terminar la construcción de las nuevas esclusas en octubre de 2014, como estaba pactado en el contrato, la obra finalizará en junio de 2015.