Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crece el escándalo de los pagos irregulares a los altos directivos de Caja Madrid

Casi quince millones de euros en retribuciones sin control se suman a la lista de despropósitos en la gestión de Caja Madrid. Un agujero que los forenses del Frob han encontrado entre los años 2007 y 2010. Prácticamente todo el tiempo bajo la presidencia de Miguel Blesa. El engorde de retribuciones llegó a los dos millones de euros en subidas salariales. Se calculaban sobre salarios inflados que luego servían de base para recibir indemnizaciones. Los correos del director financiero de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj, con el secretario del consejo de la entidad, Enrique de la Torre, revelan la preocupación de los directivos por asegurarse una buena salida económica. El caso es que Caja Madrid habría pagado más de nueve millones de euros en indemnizaciones en forma irregular. Otros dos millones de euros se cobraron en bonus. Y eso pese a que, según el informe, no se establecían objetivos. Entre 2007 y 20010 Blesa pasó de cobrar poco más de tres millones anuales a más de tres millones y medio de euros. Y eso sin contar que se gastó 436 mil euros con su tarjeta b.