Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CaixaBank estima que la economía española crecerá un 2,6% en 2017 y se incumplirá el objetivo de déficit

Advierte de que "aumentos generalizados de salarios pueden ser contraproducentes"
CaixaBank ha revisado al alza la previsión de crecimiento del PIB de España tanto para todo 2016 --del 3,1% al 3,3%-- como para 2017, del 2,4% al 2,6%, ha explicado este martes en rueda de prensa el economista jefe y director corporativo de Planificación Estratégica y Estudios de la entidad, Enric Fernández.
Fernández ha constatado que 2016 "ha sorprendido muy favorablemente", ya que a finales de 2015 la entidad estimó que el crecimiento sería del 2,7%, mientras que ha superado el 3%, pero augura que en 2017 se producirá una ligera desaceleración, hasta el 2,6%.
Sin embargo, el ritmo de crecimiento seguirá a un ritmo muy positivo y considerablemente superior al de la mayoría de países desarrollados, y hará que la economía española supere, en términos reales, el nivel de PIB que tenía en 2008, antes del inicio de la recesión.
Además, el crecimiento se podría mantener por encima del 3% en 2017 si la evolución del precio del petróleo, de la política monetaria y el déficit acaba siendo más favorable de lo previsto.
En cuanto a la economía catalana, ha afirmado que las tasas de crecimiento son muy parecidas a las del conjunto de España, y que en 2017 el PIB de Catalunya "puede crecer perfectamente un 2,5%".
EMPLEO
Según él, este año ha habido dos factores que han contribuido a mejorar la economía: el efecto de largo recorrido que tiene la depreciación del euro y el efecto positivo de las reformas, particularmente la reforma laboral, ya que la tasa de paro se ha reducido en más de dos puntos, aunque ha admitido que sigue siendo "escandalosamente elevada", del 18,9% según la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre.
CaixaBank estima que la tasa de desempleo en España se situará en el 18% de media en 2017, y que en el último trimestre estará por debajo del 17,5%, y Fernández ha resaltado que, además de reducir el paro, España debe esforzarse en mejorar la calidad del empleo, argumentando que esto supondrá también una mejora de la productividad.
Al ser preguntado por la subida de salarios, ha afirmado que se debe producir en las empresas que se lo puedan permitir, pero ha alertado de que "aumentos generalizados pueden ser contraproducentes".
DÉFICIT PÚBLICO
Según CaixaBank, se alcanzará el objetivo de déficit de las administraciones públicas este año, del 4,6% del PIB, y de cara al año que viene se cerrará un déficit del 3,4%, muy cercano al objetivo acordado con Bruselas, del 3,1%.
Fernández ha alertado de que el proceso de consolidación fiscal debe hacerse "preservando las partidas socialmente prioritarias", ya que lo considera más importante que la cantidad que se ajuste.
Sobre este año con un gobierno en funciones en España, cree que no tuvo efectos muy significativos sobre la economía, y, de cara a 2017, hay que intentar "generar consensos lo suficientemente amplios" para las reformas necesarias e implantar políticas que perduren.
En cuanto al precio de la vivienda, prevé que este año se cierre con un avance del 2% anual y que en 2017 este crecimiento alcance el 4%, aunque ha remarcado que también está aumentando la renta disponible de las familias y que las condiciones financieras seguirán siendo muy favorables.
INTERNACIONAL
En el contexto internacional, las previsiones de crecimiento para Estados Unidos son del 2,3% y en la eurozona, del 1,4%, con una afectación negativa del Brexit de sólo dos décimas.
Fernández ha afirmado que se prevén tres subidas de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos entre este diciembre y el año que viene, del 0,25% en cada una, y ha augurado que el Banco Central Europeo (BCE) tiene programas de compra masiva de deuda para poder mitigar esta presión al alza.