Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP facilita tramitar las cuentas de Economía pero fía la aprobación a las "ganas de hacer" del Govern

Reguant apuesta por recuperar la gestión pública para construir la futura república catalana
La CUP y JxSí han posibilitado este lunes que las cuentas de la Conselleria de Economía se tramiten al votar en contra de las enmiendas a la totalidad que habían presentado el PSC, PP, C's y SíQueEsPot, si bien la diputada 'cupaire' Eulàlia Reguant ha fiado la aprobación de los Presupuestos de la Generalitat para 2017 a las "ganas de hacer" del Govern.
"Tenemos criterio propio. Cuando sea el momento, se sabrá. Depende de lo que el Govern tenga ganas de hacer o no tenga ganas de hacer", ha sostenido Reguant en el debate en comisión parlamentaria de las cuentas de Economía presentadas por el vicepresidente y conseller del ramo, Oriol Junqueras.
JxSí y la CUP continúan negociando un acuerdo para los presupuestos de la Generalitat de 2017, que se someterán a aprobación en el Parlament el 8 de febrero, si bien los 'cupaires' celebrarán el 28 de enero un consejo político para adoptar una posición respecto al proyecto de presupuestos.
"Igual que los olores no son neutros, los números tampoco lo son", ha dicho Reguant en alusión a los 1.170 millones que el proyecto de presupuestos contempla para políticas sociales, y ha indicado que puede que estos más de 1.000 millones se destinen a educación o sanidad sin que ello suponga, necesariamente, políticas sociales.
En este sentido, Reguant ha criticado que las cuentas "consolidan una tendencia de descapitalización de la administración pública" y ha apostado por la necesidad de recuperar la gestión pública para construir la futura república catalana.
"¿Por qué la partida de prestación de servicios por medios externos no para de crecer año tras año? ¿Por qué en lugar de dar créditos no se invierte en sectores estratégicos? ¿Economía productiva o economía especulativa? ¿BCN World y aportaciones al Circuit de Catalunya o economía productiva?", se ha preguntado la diputada de la CUP.
Y es que Reguant ha planteado a Junqueras cómo prevé ganar un referéndum independentista sin fortalecer el sector público: "Si creemos que podemos vivir más justamente y ser independientes, esto pasa por no desproveernos de capital humano".
"Lo que estamos construyendo es algo absolutamente diferente al régimen de 1978 y a los 30 años de autonomismo y 'business friendly'. Esta necesaria connivencia entre lo público y lo privado no tiene que ver con la tradición catalana, sino con la construcción del régimen del 78", ha asegurado.
Por su parte, Junqueras ha pedido recordar, "más allá de los olores presupuestarios", a la conversación telefónica entre el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y el exjefe de la Oficina Antifrau de Catalunya Daniel de Alfonso en la que trataban investigaciones a cargos de ERC y Convergència.
"¿Están seguros de que los únicos que han sido sujetos de este tipo de conspiración han sido algunos de los aquí presentes? ¿Tienen la garantía de que no ha afectado a sus respectivos grupos políticos? Por esta razón y por otras queremos una nueva república", ha afirmado Junqueras, que ha añadido que hay cuestiones que Catalunya sólo podrá resolver cuando sea independiente.
DISCREPANCIAS CON LA ATC
Uno de los temas que han tocado todos los grupos parlamentarios ha sido la Agencia Tributaria de Catalunya (ATC), una estructura que la CUP también defiende, pero que "es tan importante como recapitalizar educación y sanidad", ha recordado Reguant.
Desde C's, Antonio Espinosa ha apostado por una ATC que mejore la gestión de los tributos propios y cedidos, y combata el fraude fiscal, pero ha señalado que ello no será posible sin la colaboración con la agencia estatal: "No queremos una ATC sobredimensionada para que siga gestionando lo que ya recauda hoy con un presupuesto superior".
Alícia Romero (PSC) ha criticado que la ATC sea considerada una estructura de Estado y no lo sea la universidad pública, ha apostado por una reforma fiscal "valiente" que plantee un sistema más justo, progresivo y redistributivo, y ha hecho hincapié en la necesidad de modificar los impuestos de Sucesiones, Patrimonio e IRPF para pedir mayores esfuerzos a los que más tienen.
En esta línea, Joan Coscubiela (SíQueEsPot) ha lamentado que las cuentas son continuistas y están orientadas a "no molestar al 4% de la población con más renta y patrimonio", y ha recordado que una reforma progresiva del IRPF, Sucesiones, Donaciones y Patrimonio podría incrementar los ingresos de la Generalitat en 1.000 millones de euros.
Para Santi Rodríguez (PP), la ATC "no puede ser una finalidad en sí misma, sino una herramienta al servicio de la gestión de las finanzas", y ha lamentado que para el Govern sea un tercer eje, junto a la gestión de finanzas y la dinamización de la economía.
Desde JxSí, Roger Torrent ha defendido unos "presupuestos expansivos, más libres de Montoro y que refuercen la democracia", y ha criticado que algunos grupos hayan tachado las cuentas de continuistas cuando, a su juicio, es mucho más continuista no aprobar el proyecto de presupuestos y obligar a la prórroga presupuestaria.