Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España interviene el Banco de Valencia y sustituye a los administradores

Le destina 3.000 millones entre capital y liquidez

José Luis Olivas presenta su dimisión como vicepresidente de BFA y de Bankia

Los títulos cotizaban en el momento de la suspensión con una caída del 3,27%, hasta los 0,74 euros

El Banco de España ha intervenido el Banco de Valencia, entidad integrada en Banco Financiero y de Ahorros (BFA), y le ha destinado 3.000 millones de euros de dinero público, 1.000 millones para fortalecer su capital y 2.000 millones de linea de crédito para asegurar su liquidez, según informó el organismo regulador. Además, el FROB ha designado a José Manuel Oliver Martínez, Margarita Reyes Medina y Fernando Viladomat Carreras como los nuevos administradores de la entidad.
El Banco de España ha sustituido a los administradores del banco a petición de su consejo y lo administrará "para estabilizarlo y recapitalizarlo" con el fin de afrontar su posterior enajenación en un proceso competitivo. Con este objetivo, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), organismo dependiente del Banco de España, ha suscrito capital del banco por importe de hasta 1.000 millones y le ha otorgado una linea de crédito de 2.000 millones para asegurar su liquidez.
Los depositantes y acreedores "pueden estar absolutamente tranquilos, ya que las decisiones adoptadas hoy garantizan que Banco de Valencia podrá seguir operando con normalidad y cumplirá con todas sus obligaciones frente a terceros", sostiene el Banco de España.
Por el momento, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), organismo dependiente del Banco de España, ha nombrado administradores provisionales en el Banco de Valencia a José Manuel Oliver Martínez, Margarita Reyes Medina y Fernando Viladomat Carreras. Estos tres responsables se encargarán de administrar la entidad valenciana, integrada en Banco Financiero y de Ahorros (BFA), con el fin de estabilizarla y recapitalizara de cara a su posterior enajenación en un proceso competitivo.
La decisión de la comisión ejecutiva del Banco de España se produce tras constatar que el Banco de Valencia no ha podido adoptar las medidas adecuadas para asegurar su viabilidad, y tras enviar recientemente un escrito a sus administradores requiriendo una solución "urgente y definitiva" para su situación.
El consejo del Banco de Valencia manifestó este lunes formalmente al Banco de España la imposibilidad de encontrar de inmediato una solución viable de futuro y solicitó la sustitución de sus administradores por otros designados por el FROB.
El peso del Banco de Valencia en el sistema bancario español es del 0,74% del total de los activos, según los datos que maneja el organismo presidido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez.
Los sindicatos esperan que no haya despidos
Los sindicatos de Banco de Valencia confían en que la intervención "no implique despidos ni cierre de oficinas". "Esperamos que el Banco de España opte por inyectarle capital, sanearlo y ponerlo en venta y que, hasta que decida qué va a hacer con él, no haya ningún problema con el empleo ni cierres de oficinas", ha señalado la representante de UGT-PV y trabajadora de la entidad, Regina Bofill.
Olivas también sale de BFA y de Bankia
José Luis Olivas presenta esta tarde su dimisión como vicepresidente de Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y de Bankia, informaron a Europa Press en fuentes cercanas al consejo de administración de la entidad.
"El consejo de de BFA ha agradecido la importante contribución de Olivas como vicepresidente ejecutivo del grupo y su labor durante el proceso de fusión de las siete cajas de ahorros que integraron el Banco y que dio lugar a la creación de una de las entidades financieras más importantes de España", indicó Bankia en una breve declaración.
CC.OO. pide a BFA que se implique
De hecho, CC.OO. había reclamado a BFA, que controla el 27% del capital de Banco de Valencia, que se implicara en los problemas de su filial y aportara 300 millones de euros a la ampliación de capital que prepara su participada.
El Gobierno ya contemplaba la semana pasada la posibilidad de que el FROB aportara capital al Banco de Valencia si la intervención de BFA era insuficiente para cubrir la deficiencia de fondos detectada por la inspección del Banco de España.
Al mismo tiempo, el banco de inversión Lazard sondeaba el interés comprador por el Banco de Valencia en el sistema financiero español, operación que permitiría a BFA desprenderse de una participación que considera meramente financiera.
El Banco de Valencia había solicitado a la CNMV un aplazamiento para presentar las cuentas correspondientes al tercer trimestre del ejercicio 2011 debido a que estaba elaborando un plan financiero y preveía incluirlo en dichas cuentas.
La entidad justificó esta petición al supervisor en que trabajaba en una ampliación de capital para fortalecer su solvencia, y quería trasladar su diagnóstico de la situación a las cuentas de los nueve primeros meses del ejercicio.
La cuarta intervención
Se trata de la cuarta entidad financiera que interviene el Banco de España desde que comenzó la reestructuración financiera, tras Caja Castilla-La Mancha (CCM), Cajasur y la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), y la segunda de la Comunidad Valenciana.
Banco de Valencia, que registra una elevada exposición al sector inmobiliario y podría requerir provisiones por entre 600 y 800 millones de euros, estaba preparando una ampliación de capital para fortalecer su solvencia.