Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC estima en 48.000 millones los sobrecostes por la falta de competencia en los concursos públicos

La Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC) ha estimado en 48.000 millones de euros los sobrecostes por la falta de competencia en las licitaciones públicas.
Por ello, el regulador, según el que la contratación pública supera el 15% del Producto Interior Bruto (PIB) de España, ha lanzado una campaña para solicitar la colaboración de los órganos de la Administración Pública con el objetivo de mejorar los procedimientos de contratación y la persecución de las irregularidades en los concursos públicos.
El 'superregulador' realiza desde hace varios meses charlas formativas en diferentes departamentos y ha creado una lista de elementos a considerar a la hora de valorar la existencia de posibles acuerdos anticompetitivos entre las empresas que participan en el concurso para que las administraciones puedan detectar indicios de manipulación.
Algunos de estos elementos son la existencia de un reducido número de licitadores, incoherencias en las ofertas, similitudes injustificadas y otros patrones de comportamiento sospechoso.
Además, el regulador insiste en la necesidad de mejorar el diseño de los concursos que realizan las administraciones para que las cláusulas en los pliegos de contratación sean respetuosas con los principios de la regulación económica eficiente no incluyan restricciones injustificadas a un aprovisionamiento competitivo.
La CNMC ha animado a quienes participen en órganos de contratación que tengan indicios de este tipo de conductas o quieran tener más información acerca los elementos que facilitan su detección a que se pongan en contacto con la Autoridad de Defensa de la Competencia. El regulador investigará todos los indicios de manera confidencial para confirmar la posible manipulación de la licitación.