Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC mejora las condiciones para el despliegue de fibra óptica a través de los conductos de Telefónica

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado la revisión de la oferta mayorista de registros y conductos de Telefónica (Oferta MARCo) a fin de mejorar las condiciones para que los operadores alternativos puedan desplegar redes de acceso de fibra óptica, también llamadas redes de nueva generación, a través de estos conductos.
La oferta MARCo, aprobada en 2009, regula el acceso a las infraestructuras de obra civil de Telefónica, es decir, a los conductos, postes, arquetas y cámaras de registro, que son imprescindibles para que los competidores de la compañía española puedan desplegar sus nuevas redes de fibra óptica.
Competencia ha recordado que Telefónica utiliza en España un amplio número de infraestructuras de obra civil heredadas tras años de monopolio a las que, como operador con poder significativo de mercado, está obligado a facilitar el acceso a los operadores alternativos que quieran desplegar fibra óptica.
Desde su aprobación en el año 2009, más de 200 operadores han formalizado contratos con Telefónica y se ha alcanzado la cifra de 20.000 kilómetros de subconductos alquilados.
Entre las actualizaciones que la CNMC ha introducido en la nueva oferta MARCo destaca, por ejemplo, la eliminación de las restricciones al uso de mallas textiles y microductos, lo que conllevará mejoras operativas y económicas para los operadores.
Además, se simplifican y agilizan algunos procedimientos, como el despliegue de acometidas en viviendas unifamiliares que requieran acceso a conductos (lo que permite acortar el plazo de provisión a 10 días, con respecto a los 35 actuales), o el de visita-replanteo a las instalaciones, que podrán hacer los operadores de forma "autónoma", sin que Telefónica tenga que participar de forma obligatoria, como hasta ahora.
Otra de las mejoras tiene que ver con el procedimiento de acceso a los postes de Telefónica. Según Competencia, este acceso sigue siendo "un cuello de botella importante" para el despliegue de redes de acceso ultrarrápidas en zonas alejadas de los núcleos urbanos por sus dificultades operativas y los elevados costes.
Así, a la hora de acceder a los postes de Telefónica, ha propuesto diversas mejoras, entre las que destaca un mecanismo de compartición de costes, de forma que el primer operador que despliegue su red en este tipo de infraestructuras podrá recuperar la inversión efectuada mediante pagos por parte de otros operadores que accedan con posterioridad al uso compartido de los postes.
Hasta ahora, el primer operador que accedía al poste asumía la totalidad de los costes de adaptación, por ejemplo por la sustitución de postes de madera por otros de hormigón.
La actual revisión de la oferta es la quinta desde su puesta a disposición a los operadores. El organismo que preside José María Marín Quemada ha subrayado que Telefónica tendrá ahora cuatro meses para actualizar sus sistemas de provisión mayoristas a fin de acomodarlos a estas nuevas especificaciones.