Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CLH considera que el impacto del 'Brexit' en su actividad en Reino Unido será "mínimo"

El presidente de CLH, José Luis López de Silanes, ha asegurado que el impacto del 'Brexit' sobre el grupo, presente en Reino Unido tras la compra en 2015 de la red de oleoductos GPSS, será "mínimo", más allá "de la valoración de libra a euro".
En un desayuno informativo organizado por Executive Forum España, López de Silanes subrayó que para CLH el 'Brexit' no representa "ningún problema" a nivel operativo y que en lo que respecta a la consolidación de cuentas podría afectar solo en la "valoración de las distintas divisas".
En 2015, CLH adquirió GPSS (Government Pipeline and Storage System), la red de oleoductos más importante de Reino Unido con 2.000 kilómetros, en la primera operación del grupo fuera de España en un país europeo.
El presidente de CLH se mostró "muy satisfecho" de esta inversión en Reino Unido, "una red tan estratégica para el país", y aseguró que el objetivo es "trasladar las eficiencias" del grupo a estos activos.
Respecto al negocio en España, López de Silanes afirmó que el reto del grupo es "no perder cuota de mercado", ya que hay infraestructura más que suficiente para atender las necesidades de almacenamiento del país. "Vamos a seguir dedicándonos a saber lo que sabemos hacer, que es almacenar productos petrolíferos", dijo.
Así, consideró que, a pesar de que estamos en una situación de recuperación de la demanda, en los próximos cinco años no va a ser posible recuperar los niveles de 2007, anteriores a la crisis, por lo que no será necesario inversiones destinadas al crecimiento en España.
Tan solo, señaló la opción de crecimiento en el negocio como 'hub' o distribuidor en los puertos de Barcelona o Bilbao, con el fin de ampliar la capacidad de almacenamiento de productos petrolíferos en los muelles.
Sobre los precios del petróleo, López de Silanes consideró que la actual horquilla de 50-60 dólares el barril parece que es "un precio aceptable por la economía mundial", ya que se ha visto que cuando ha estado en niveles de 30 dólares "la economía mundial se ha quejado".
"Cuando ha subido de 30 a 50 dólares hemos visto a las Bolsas tirando para arriba. Precios tan bajos tampoco son buenos porque reducen la inversión en exploración, y es necesaria esta actividad porque hay 75 millones de barriles adicionales que tenemos que buscar", añadió al respecto.
EN ESPAÑA TENEMOS "EL REFINO MÁS MODERNO DE EUROPA".
Por otra parte, López de Silanes alabó el esfuerzo inversor de Repsol, Cepsa y BP para conseguir que España tenga "el refino más moderno de Europa", en un sector donde estamos asistiendo al cierre de refinerías y donde "solo aquellas más modernas van a sobrevivir".
El presidente de CLH también afirmó que, a pesar de que estamos en el inicio de un proceso de transición energética, el gas natural y el petróleo van a seguir jugando "un papel fundamental al menos hasta el año 2040".
Asimismo, destacó que la demanda del petróleo en ese horizonte de 2040 estará fundamentalmente en el sector de transportes, con un incremento del 50%, pasando de los 40 millones de barriles diarios a 60 millones.