Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CGT dice que el fallo del TJUE "pone en jaque" a políticos, empresarios y sindicatos mayoritarios

La Confederación General del Trabajo (CGT) ha advertido este jueves de que la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre el trato discriminario que existe en España entre las indemnizaciones de los trabajadores temporales y los fijos "ha puesto en jaque a políticos, empresarios y sindicatos mayoritarios", que a través de sucesivos pactos sociales y reformas laborales han ido recortando a los asalariados sus derechos laborales.
"La Confederación General del Trabajo, junto al resto del sindicalismo alternativo y los movimientos sociales, ha venido luchando contra este progresivo deterioro de las condiciones laborales, salariales y de salud en el trabajo, pero la firma o el silencio cómplice del sindicalismo oficial ha contribuido a que los tribunales españoles no hayan entrado a derogar todas estas leyes injustas, regresivas y discriminatorias", denuncia.
CGT subraya que el Estatuto de los Trabajadores del año 80 permitía la contratación temporal siempre que hubiera causa. "La reforma bestial del PSOE del año 84 constituye la discriminación en origen a la hora de la contratación, descausalizando el contrato temporal y permitiendo el masivo fraude de ley empresarial: cualquier contrato temporal vale legalmente para trabajos que son permanentes", argumenta.
Según la CGT, todas las reformas laborales posteriores han ahondado en esta "ilegalidad e injusticia". "Hacer trampas en las contrataciones no es sino una manera violenta de rebajar los costes laborales y violar el derecho fundamental al empleo", subraya.
Para el sindicato, es hora de recuperar el derecho a ser contratado con contrato fijo para empleos permanentes y el derecho a igualdad de trato a la hora de indemnizar la pérdida del puesto de trabajo.