Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CEOE propone rebajar de 20 a 12 días la indemnización por despido procedente

Con un máximo de un año
La CEOE propone que la indemnización por despido objetivo en los contratos indefinidos se reduzca de los 20 a los 12 días con un máximo de un año, a pagar en su totalidad por el empresario, y que en caso del despidos improcedentes pase de 45 a 20 días, de los que ocho días correrían a cargo del Fogasa.
Así lo explicó el presidente de la CEOE, Juan Rosell, en rueda de prensa para presentar las propuestas de la patronal de cara al 20N, en las que se plantea la necesidad de reducir el coste del despido para facilitar la contratación.
Según Rosell, "no hay que satanizar la salida del mercado de trabajo", a lo que añadió que es preciso que "si los empresarios tienen que despedir que no tengan los impedimentos que tienen". "Cuanto más facilidades demos a la salida del mercado de trabajo más posibilidades habrá de que los empresarios se atrevan a contratar", añadió.
En el documento presentado, la patronal propone además simplificar las 43 modalidades de contrato actuales a un total de seis, así como "flexibilizar" los contratos a tiempo parcial y de formación.
La generación de la crisis
Por otro lado, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha advertido sobre la posibilidad de una generación de trabajadores jóvenes "marcada" por una peligrosa mezcla de alto desempleo, creciente inactividad y trabajo precario en los países desarrollados, así como de un aumento de los trabajadores pobres en los países en desarrollo.
El informe "Actualización de las Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil, 2011" señala que esta frustración colectiva de los jóvenes "ha sido uno de los factores que ha contribuido al surgimiento de los movimientos de protesta que han tenido lugar alrededor del mundo este año", ya que para los jóvenes resulta cada vez más difícil encontrar un trabajo que no sea un empleo a tiempo parcial o temporal.
"No sólo en Oriente Próximo los jóvenes han mostrado su descontento. "Los indignados" en España pasaron buena parte del verano de 2011 protestando de manera pacífica contra el elevado desempleo", que afecta al 41,6% de los jóvenes, una tasa que la propia OIT tacha de "increíble".
Así, el documento habla de "la mala suerte de esta generación que ingresa al mercado laboral en los años de la Gran Recesión" y calcula que el número absoluto de jóvenes desempleados disminuyó levemente desde su punto más alto en 2009 al pasar de 75,8 millones en 2009 a 75,1 millones a finales de 2010, lo que equivale a una tasa de desempleo del 12,7%.
En este sentido, la OIT espera que la cifra de jóvenes desempleados disminuya a 74,6 millones este año, hasta una tasa del 12,6%, aunque la institución atribuye este descenso a que cada vez más jóvenes se retiran del mercado laboral, y no a que encuentran un empleo. Esto es especialmente cierto en las economías desarrolladas y en la Unión Europea.
Por otro lado, el informe revela que las tasas de trabajo a tiempo parcial de los jóvenes aumentaron en todas las economías desarrolladas entre 2007 y 2009, salvo en Alemania. La magnitud del incremento en algunos países - 17 puntos porcentuales en Irlanda y 8,8 puntos porcentuales en España, por ejemplo - sugiere que el trabajo a tiempo parcial es aceptado como la única opción posible para los jóvenes que buscan empleo.
"Estas nuevas estadísticas reflejan la frustración y la ira que están sintiendo millones de jóvenes en el mundo", dijo José Manuel Salazar-Xirinachs, director ejecutivo del sector de Empleo de la OIT, quien reclama a los gobiernos la creación de más empleos a través de medidas que vayan más allá del mercado de trabajo y que apunten a remover los obstáculos para la recuperación económica.