Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEOE dice que las nuevas medidas lastrarán la competitividad de las empresas y afectará al empleo

Afirma que la subida del SMI no afectará a la negociación colectiva para 2017
La CEOE ha advertido este viernes de que las medidas tributarias aprobadas por el Gobierno agravarán la "excesiva" imposición que soportan las empresas y lastrarán su competitividad, incluso provocando el cierre de empresas por las menores ventas derivadas de los Impuestos Especiales, al tiempo que el incremento de las bases de cotización podría tener "efectos negativos" en la creación de empleo.
En una nota, la patronal critica que la mayor parte del incremento de recaudación para corregir el déficit aprobado por el Gobierno se consiga aumentando la presión fiscal sobre las empresas, pese a la "excesiva" imposición que soportan.
A pesar de ser "conscientes" de que los "nuevos tiempos políticos" entre partidos son "imprescindibles", los empresarios lamentan que el Gobierno ponga el acento en los ingresos para reducir el déficit, mientras la reducción del gasto "sigue sin abordarse en profundidad".
"El incremento de la presión fiscal empresarial agrava todavía más la excesiva imposición a la que hacen frente nuestras empresas", reprocha la CEOE, que recuerda que un reciente informe de Eurostat pone de relieve que la parte de la recaudación tributaria que aportan las empresas en España es del 30,4%, mientras que la media de la eurozona es del 26,2%, por lo que "las empresas españolas pagan más impuestos que sus competidoras".
"Las medidas tributarias aprobadas hoy lastran su competitividad y, a medio plazo, conseguirán una menor recaudación que la que se habría logrado si, mediante otra fiscalidad, se hubiera alcanzado un crecimiento económico mayor", ha añadido.
DUDA DEL IMPACTO RECAUDATORIO
En concreto, señala que las reformas en el Impuesto sobre Sociedades afectarán a la compensación de bases imponibles negativas y a la deducción de gastos financieros, que ya se limitaron parcialmente en la pasada reforma fiscal, así como a la modificación de la exención aplicable a dividendos y ganancias patrimoniales recibidos de filiales extranjeras de fuera de la UE.
De nuevo, la CEOE dice no compartir que la mayor parte del incremento de la recaudación para corregir el déficit, unos 5.000 millones de euros, se consiga incrementando la presión fiscal sobre las empresas.
Sobre la revisión de los Impuestos Especiales sobre las Labores del Tabaco y sobre Alcohol y Bebidas Derivadas indica que supone subidas sobre unos productos que ya soportan una fiscalidad "muy alta". El gravamen sobre los cigarrillos representa aproximadamente un 80% del precio final de los mismos, sumando el Impuesto Especial y el IVA aplicable, y el las bebidas alcohólicas de alta graduación soportan un gravamen medio de un 42%.
A este respecto, CEOE recuerda que "históricamente" un incremento de los tipos de los impuestos especiales "no siempre se ha traducido en un aumento de recaudación", tanto por el menor consumo como por que "una fiscalidad tan alta puede conllevar la desaparición de empresas o disminución de ventas que provoquen, incluso a corto plazo, una caída de la recaudación".
En cuanto a la creación de un impuesto sobre bebidas azucaradas augura que tendrá "poco impacto recaudatorio", por lo que, a su parecer, "no se justifica desde el punto de vista del equilibrio presupuestario, ya que los gastos que implica establecer un nuevo tributo en términos de gestión e inspección hacen que no tenga lógica económica".
Además, cree que también reducirá las ventas de un sector muy concreto impactando en la inversión y creación de empleo.
COTIZACIONES Y SALARIO MÍNIMO
Por otra parte, sobre los incrementos de la base mínima de cotización un 8%, en línea con el incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), y del 3% de la base máxima, advierte de que suponen un mayor ingreso para la Seguridad Social y, por tanto, "un incremento en los costes sociales para las empresas, lo que puede tener efectos negativos para la creación de empleo".
Por último, sobre la subida del SMI para 2017, que eleva su cuantía un 8%, hasta los 707,6 euros, opina que hay que enmarcarla en las negociaciones del Gobierno para lograr el respaldo de otros grupos parlamentarios de cara a la aprobación del techo de gasto y las líneas básicas de los Presupuestos que el Ejecutivo debe remitir a la Comisión Europea.
Así, añade que "es necesario evitar que esta medida afecte a la actividad y a la creación de empleo". "Por ello, la subida del SMI es independiente de las negociaciones que se están llevando a cabo con los sindicatos de cara al Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC) para 2017", ha afirmado.
"Debemos mantenernos cerca de la realidad que reflejan los convenios colectivos firmados este año con una media de incremento salarial del 1,02%", ha agregado.