Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas planteará nuevas exigencias a los bancos en línea con Basilea III

La Comisión Europea propondrá establecer un nivel mínimo de capacidad absorción de pérdidas para las entidades bancarias europeas, así como un ratio de apalancamiento obligatorio de al menos el 3% y un coeficiente de financiación estable neta, dentro un paquete de medidas que busca fortalecer el sistema financiero europeo.
El vicepresidente del Ejecutivo comunitario para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, también responsable de la cartera de Servicios Financieros, ha avanzado este martes las líneas principales de la reforma de las normativas europeas sobre requisitos de capital para transponer las reglas de Basilea III, que presentará, en principio, la próxima semana.
"Para tener bancos más robustos y para fortalecer la estabilidad financiera, integraremos a la legislación europea los estándares recientemente acordados por el Comité de Basilea sobre supervisión bancaria y por la Junta de Estabilidad Financiera", ha señalado en una conferencia organizada por el 'think-tank' Bruegel.
En concreto, el letón ha señalado que la Comisión Europea impulsará el establecimiento de un mínimo de capacidad de absorción de pérdidas (TLAC por sus siglas en inglés). El objetivo de esta medida es garantizar que Europa "resuelve totalmente los riesgos vinculados a importantes bancos sistémicos mundiales" y afectará, según ha afirmado el vicepresidente Dombrovskis, a trece entidades.
Por otro lado, ha asegurado que la reforma incluirá un ratio obligatorio de apalancamiento del 3%, para "evitar que se repitan los errores del pasado. "El crédito barato puede hacer que los apalancamientos excesivos se acumulen en el sistema financiero. Los bancos han aprendido esta lección de la crisis financiera", ha explicado.
Finalmente, el Ejecutivo comunitario propondrá un ratio de financiación estable neta (NSFR por sus siglas en inglés), que exigirá a las entidades bancarias que financien sus préstamos a largo plazo con fuentes "estables" y fortalecerá su capacidad para enfrentarse a "periodos de estrés", como el de la última crisis de Grecia y los días posteriores a la victoria del Brexit en Reino Unido.