Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas da luz verde a la fusión entre la división petrolera de GE y Baker Hughes

La Comisión Europea ha autorizado sin condiciones la fusión entre la división petrolera y gasista de General Electric (GE) con Baker Hughes, ambas compañías estadounidenses, al concluir que la transacción no afectará a la competencia de los mercados en los que las sociedades desarrollan su actividad.
En concreto, el Ejecutivo comunitario investigó los efectos sobre los mercados en los que compiten productos desarrollados por ambas empresas, que son el de bombas eléctricas sumergibles, tanto en campos de tierra como marinos, y el de productos químicos utilizados por la industria de refinado y petroquímica.
Bruselas además estudió las consecuencias de la fusión sobre el mercado de sensores que se utilizan para aplicaciones de perforación, en el que GE actúa como proveedor de Baker Hughes y sus competidores.
La Comisión ha concluido que la fusión no supondrá problemas para la competencia en estos mercados ni en otros donde las dos empresas también tienen actividad, por lo que ha autorizado sin condiciones la operación.
La "nueva" Baker Hughes, como así denominan ambas compañías a la empresa resultante, generará unos ingresos combinados de 32.000 millones de dólares (29.226 millones de euros) anuales y estará cotizada en la Bolsa de Nueva York, mientras que tendrá una sede dual en Londres y Houston.