Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas aprueba plan que retrasa el despliegue del sistema ERTMS en el 50% de la red de tren prioritaria

La Comisión Europea ha aprobado un nuevo plan más realista para facilitar el despliegue del sistema europeo de gestión del tráfico ferroviario (ERTMS) con el objetivo de mejorar las garantías a las empresas ferroviarias y fomentar las inversiones necesarias para que alrededor del 50% de la red ferroviaria estratégica europea esté equipada con el sistema a la altura del 2023.
El plan antiguo aprobado en 2009 incluía seis corredores con el sistema ERTMS que representaban el mayor volumen de tráfico de mercancías y que debían estar completados en algunos casos en 2015 y en otros en 2020.
"Una parte significativa de estos corredores deberían estar finalizados hoy. Esto lamentablemente no es el caso", ha justificado el Ejecutivo comunitario para aprobar el nuevo plan.
La Comisión ha reconocido que "muchos" de los Estados miembro no podían cumplir "estos plazos estrictos" para el despliegue del sistema, algo patente desde 2013, "debido a la falta de financiación, el limitado número de expertos cualificados disponibles" como ingenieros, gestores de proyectos y conductores con conocimientos necesarios, por "problemas técnicos durante la fase de implementación" del sistema y "la falta de confianza en la seguridad del ERTMS", además de "la resistencia inicial al cambio de las autoridades nacionales".
Por ello y a pesar de "los resultados significativos logrados hasta ahora", había una necesidad "urgente" de promover un plan "realista" de despliegue a nivel europeo, según el Ejecutivo comunitario, que ha recordado además la necesidad de alinear el plan a la propuesta de 2014 de extender de seis a nueve los corredores prioritarios, incluido el Corredor del Mediterráneo, que deben completarse para 2030.
"El sistema europeo de gestión del tráfico ferroviario o ERTMS contribuye directamente a la competitividad y a la seguridad de nuestros trenes", ha defendido no obstante la comisaria de Transportes, Violeta Bulc, que ha explicado que el plan de despliegue adoptado hoy, tras consultas con los Estados miembro, "prevé su instalación progresiva" en la red ferroviaria europea y permitirá avanzar "un poco más" en "un espacio ferroviario único, en el que los trenes pueden cruzar más fácilmente las fronteras".
El sistema de seguridad ERTMS, que incluye la función de frenado automático cuando se supera la velocidad permitida, permite a los trenes cruzar más fácilmente las fronteras al sustituir 25 sistemas nacionales de señalización ferroviaria por un estándar común europeo.
La Unión Europea ha destinado más de 700 millones de euros en los últimos dos años para desplegar el sistema del ERTMS.
España, junto con Dinamarca, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Italia, Austria se encuentran entre los países que más esfuerzos han hecho para desplegar el sistema, aunque Alemania y Francia entre otros también están trabajando en estrategias para acelerar su despliegue en su territorio y otros como República Checa, Eslovenia, así como Polonia, Hungría, Rumanía y Eslovaquia tienen planes ambiciosos y esperan equipar con el sistema la mayor parte de sus corredores para 2023.
En el caso de España, el Ejecutivo comunitario ha reconocido la inversión "fuerte" realizada desde principios del 2000 en España, especialmente en la red de alta velocidad, cuya "mayor parte" ya está equipada con el sistema.
En 2022 habrá un proceso de revisión para fijar las fechas para el despliegue de las secciones restantes después de 2023.