Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas plantea exigir el traslado a la UE de las cámaras de compensación sistémicas de Reino Unido

La Comisión Europea ha propuesto este martes reforzar el control que la Unión Europea ejerce sobre las cámaras de compensación de operaciones con derivados en euros que se encuentren en Reino Unido e incluso podría obligar a trasladarse al bloque comunitario a aquellas que supongan una importancia sistémica "sustancial" para la UE.
El Ejecutivo comunitario ha presentado una propuesta para modificar el reglamento sobre la infraestructura del mercado europeo (EMIR por sus siglas en inglés) tras haber detectado que las reglas actuales tienen "deficiencias" sobre la supervisión de las entidades de contrapartida central (CCP por sus siglas en inglés) que operan en euros desde terceros países,
Bruselas sostiene que estas deficiencias pueden provocar que algunos riesgos "crecientes" para el sistema financiero europeo pasen desapercibidos a ojos de las autoridades comunitarias. Además, defiende que con la salida de Reino Unido de la UE estos riesgos se verán "particularmente agravados", puesto que "un volumen sustancial" de las transacciones de derivados en euros o en otras divisas de la UE es liquidado por cámaras de compensación con sede en Londres.
En la actualidad, la cámaras de compensación que se encuentran en terceros países pueden liquidar operaciones de derivados en euros gracias a un régimen de equivalencias que incluye una autorización y un esquema de supervisión similar al europeo.
La propuesta establece un sistema de evaluación de cámaras de compensación que analizará su impacto sobre el bloque comunitario. Aquellas CCP que sean consideradas menos peligrosas para la UE podrán seguir operando desde un tercer país bajo el actual régimen de equivalencias.
Sin embargo, las cámaras de compensación que supongan un peligro sistémico para el bloque comunitario en casos de impago o quiebra tendrán que cumplir unas condiciones más estrictas. La Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA por sus siglas en inglés) será la encargada de supervisar si estas entidades cumplen con requisitos establecidos teniendo en cuenta su tamaño, el volumen de operaciones realizadas en derivados denominados en divisas de la UE y su impacto en los mercados, las instituciones y la estabilidad financieras.
No obstante, la Comisión Europea reconoce que estos criterios podrían ser insuficientes para mitigar los riesgos potenciales en el caso de algunas cámaras de compensación con una importancia sistémica "sustancial" para la UE.
En esos casos, el Ejecutivo comunitario podría, tras una recomendación de la ESMA y con l visto bueno del Banco Central Europeo (BCE), obligar a la cámara de compensación que traslade su negocio al territorio de la UE y a pedir una autorización a la autoridad competente del Estado miembro en el que desee establecerse.