Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bonet dice que la oferta de Henkell de entrar en Freixenet es seria y destaca la "armonía familiar"

El presidente de Freixenet, Josep Lluís Bonet, ha sostenido que la multinacional catalana siempre ha recibido ofertas de compra, y ha destacado que en el seno de la compañía reina una "muy buena armonía familiar".
"Sólo puedo decir que somos una empresa familiar que siempre hemos tenido ofertas, pero ahora hay especial notoriedad por la existencia de una oferta muy seria", ha dicho Bonet en rueda de prensa en alusión a Henkell & Co y al preguntársele por si este gigante alemán se hará finalmente con entre un 20% y 25% del capital de la compañía, según apunta este lunes El Confidencial.
"Afortunadamente, hay muy buena armonía familiar, y a partir de ahí iremos navegando", ha concluido Bonet, que no ha confirmado estas cifras y no ha dado más detalles sobre un eventual acuerdo entre Freixenet y Henkell que se podría cerrar a finales de año.
Según este medio digital, las familias de Freixenet, los Bonet, los Hevia y los Ferrer, han acercado posturas con el objetivo de que Henkell entre como socio industrial con una participación de entre el 20% y el 25%, lejos del 51% que pretendía el gigante alemán inicialmente.
Los Ferrer pasarían de tener el actual 42% a más del 50% gracias a la venta del 29% de los Hevia, por la que podrían obtener unos 145 millones de euros, ya que Freixenet se valora en unos 500 millones.
En cuanto a los Bonet, y según el mismo medio, Bonet y su hermana Pilar mantendrán sus paquetes accionariales del 7,25%, mientras que los otros hermanos (Eudald y Pedro), venderán solo parte de sus títulos, manteniéndose como accionistas de la sociedad.
Hasta el momento, la familia Ferrer ostentaba un 42% del capital, la familia Bonet un 29% dividido entre los cuatro hermanos a partes iguales, y los Ferrer Hevia el otro 29% restante.
Ahora, y de cerrarse un eventual acuerdo, los Ferrer ampliarán su participación hasta superar el 50%, Henkell entraría con cerca del 25% y el resto se repartirá entre los cuatro hermanos Bonet, que dejarán de tener la misma participación como ocurría hasta el momento.