Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bancos centrales y sector privado lanzan un código de conducta para "restaurar la fe" en el mercado de divisas

La colaboración entre bancos centrales y representantes del sector privado durante los dos últimos años ha dado como resultado la publicación del 'Código Global de Divisas', documento que busca promover la transparencia y buenas prácticas en el mercado mayorista de divisas, cuyo volumen supera los 5 billones de dólares diarios (4,4 billones de euros), aunque el texto no impone obligaciones de carácter regulatorio o legal a los participantes.
El Código ha sido desarrollado en colaboración entre representantes de 16 jurisdicciones de todo el mundo y el Grupo de Trabajo de Divisas (FXWG), creado en 2015 y dependiente de la Comisión de Mercados del Banco de Pagos Internacional (BPI), organismo compuesto por altos funcionarios responsables de las operaciones de mercado de 21 bancos centrales.
El texto contiene un total de 55 principios cubriendo distintas áreas del mercado de divisas, incluyendo aspectos éticos, cuestiones de transparencia, la gobernanza y la difusión de información, además de abordar otras cuestiones como el 'trading' electrónico, la negociación algorítmica y el corretaje preferencial.
"Todos nosotros reconocemos la necesidad de restaurar la fe del público en el mercado de divisas", declaró Guy Debelle, subgobernador del Banco de la Reserva de Australia y que actuó como presidente del FXWG. "Compartimos la opinión de que el Código Global desempeña un papel importante es ayudar a este proceso y en contribuir al mejor funcionamiento del mercado", añadió.
Por su parte, David Puth, consejero delegado de CLS London y presidente del grupo de trabajo en representación del sector privado, subrayó que "los participantes del mercado deben esforzarse para alcanzar los estándares éticos más altos", añadiendo que una vez publicado el Códgo "corresponde a cada uno seguirlo con el compromiso de adoptar los principios que se han establecido".
En este sentido, los responsables de elaborar el texto subrayan que "el Código Global no impone obligaciones legales o reglamentarias a los participantes del mercado ni sustituye a la regulación, sino que trata de complementar a la legislación local identificando procesos y buenas prácticas a nivel global".
El Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), del que forman parte el Banco Central Europeo (BCE) y todos los bancos centrales nacionales de la UE, ha expresado su satisfacción por la publicación del Código, señalando que se trata de una importante iniciativa a escala internacional para promover un mercado de divisas robusto, justo, líquido, abierto y transparente basado en rigurosas normas éticas, que beneficie a todos los participantes en el mercado mayorista de divisas.
"El buen funcionamiento de los mercados financieros es importante para los bancos centrales, a fin de asegurar una transmisión adecuada de la política monetaria a la economía real, lo que, en última instancia, debería redundar en beneficio de todos los ciudadanos", añadieron las entidades.
De este modo, los bancos centrales de la UE han expresado su resolución de respaldar y promover la adhesión al Código en sus jurisdicciones y se han comprometido a respetar sus principios cuando actúen en calidad de participantes en el mercado de divisas, emplazando a sus contrapartidas habituales en el mercado de divisas a que se adhieran al mismo.