Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banco Popular cerrará antes de fin de año siete oficinas en Vizcaya, una en Guipuzcoa y tres en Álava

En Euskadi unos 120 trabajadores de más de 57 años de edad causarán baja en el banco
El Banco Popular cerrará antes de fin de año siete sucursales en Vizcaya (cinco de ellas en Bilbao), una en Guipuzcoa (situada en San Sebastián) y tres en Álava (dos de ellas en Vitoria y otra en Elciego), como consecuencia del plan de reestructuración de la entidad, según han informado fuentes de CCOO Euskadi a Europa Press.
De esta forma, en 2017 quedarán en Álava once oficinas abiertas del Banco Popular, en Guipuzcoa quedarán 24 sucursales y en Vizcaya 28 oficinas, lo que supone que reducirá en un 15% su red de oficinas con las que cuenta en la actualidad.
Tras el principio de acuerdo alcanzado la pasada semana con los sindicatos, el Banco Popular recortará su plantilla en 2.592 personas. La mayor parte de las salidas se canalizará a través de fórmulas de prejubilaciones y otras vías de carácter voluntario.
En la actualidad la plantilla de Banco Popular es de 249 personas en Vizcaya, 139 en Guipuzcoa y 63 en Álava. De ellas, las mayores de 57 años afectadas por el plan de reestructuración en Vizcaya son 66 personas, en Guipuzcoa 40 y en Álava 13. Así, unas 120 personas causarán baja en el banco en el País Vasco por edad.
Aunque las cifras no son definitivas, las bajas afectarán a los trabajadores de 59 años o más. Luego se sumará un grupo de 200 empleados en todo el Estado del colectivo de 58 años cumplidos a 31 de diciembre de 2016, y los de entre 50 y 57 años serán hasta un máximo de cien personas en todo el Estado. La asignación del despido será por orden de edad y el plazo de adscripción al ERE se abrirá este miércoles y estará abierto durante diez días.
Antes del acuerdo con los sindicatos, Popular planeaba que unos 1.900 empleos se eliminarían vía prejubilaciones, en la que el banco pagaría un 80 por ciento del salario a los mayores de 59 años, un 75 por ciento a los mayores de 58 años y un 70 por ciento a aquellos empleados con entre 55 y 57 años.