Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco Mundial mejora su pronóstico de crecimiento para la zona euro y mantiene el de la economía global

La economía de la zona euro crecerá un 1,7% este año, según las últimas previsiones del Banco Mundial, que ha revisado dos décimas al alza su anterior pronóstico para la región, mientras que ha confirmado sus expectativas para la economía mundial, con una expansión del 2,7%, por encima del 2,4% correspondiente a 2016.
De cara a los dos próximos años, el Banco Mundial ha mejorado también sus previsiones de crecimiento para la eurozona, hasta el 1,5% en 2018 y 2019, lo que en ambos casos representa una décima al alza sobre sus anteriores pronósticos.
A nivel global, la institución mantiene su pronóstico de crecimiento del 2,9% para 2018 y 2019.
En su análisis, el Banco Mundial prevé que las economías desarrolladas crecerán este año un 1,9%, una décima más que su anterior pronóstico, mientras mantiene su expectativa de una expansión del 1,8% en 2018 y del 1,7% el siguiente.
Por contra, las previsiones para las economías emergentes han sido revisadas una décima a la baja en el caso de 2017 y 2018, cuando el Banco Mundial espera un crecimiento del PIB del 4,1% y del 4,5%, respectivamente, mientras para 2019 confía en un crecimiento del 4,7% para este grupo de países.
En su último informe, la institución advierte de que "riesgos sustanciales nublan las perspectivas", incluyendo la imposición de restricciones al comercio, la persistente incertidumbre política, así como la posibilidad de un repentino ajuste en los mercados de los riesgos o del ritmo de normalización de las políticas monetarias en las economías avanzadas.
Asimismo, en el largo plazo, el Banco Mundial advierte del impacto en las perspectivas de crecimiento de las economías emergentes de la debilidad de la productividad y la inversión.
"Durante demasiado tiempo hemos visto al bajo crecimiento frenar la lucha contra la pobreza, así que resulta alentado ver signos de cómo la economía global cobra firmeza", declaró el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, quien subrayó la necesidad de que los países aprovechen la "frágil, pero real" recuperación para adoptar las reformas institucionales y de mercado que sean necesarias para atraer inversiones e impulsar el crecimiento a largo plazo.