Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Inglaterra no cambiará la composición de sus billetes

El Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido mantener sin cambios la composición del plástico empleado en la fabricación de los nuevos billetes de 20 libras y las tiradas futuras de los de 5 y 10 libras, que incluye trazas de grasas animales, a pesar de la petición respaldada por miles de ciudadanos a través de internet para que la institución abandonase completamente los productos de origen animal en la producción de billetes.
"El Banco reconoce las preocupaciones planteadas por parte del público y no ha tomado esta decisión a la ligera", subrayó la institución, asumiendo que esta puede no resolver todos los problemas planteados, aunque ha recalcado que la misma ha tenido cuidadosamente en cuenta su responsabilidad de mantener la confianza en la moneda mediante la emisión de billetes de la máxima calidad, seguridad y con una adecuada relación calidad precio para los contribuyentes.
En este sentido, una consulta de la entidad realizada por el banco central entre 3.554 personas indicó que el 88% de los encuestados se opone al uso de derivados animales, mientras el 48% rechazaba el uso de derivados de aceite de palma, la única alternativa viable considerada por el BoE.
No obstante, a este respecto la entidad advierte de que el uso de aceite de palma conlleva otras cuestiones de sostenibilidad ambiental sobre las que los proveedores del banco no han podido ofrecer compromisos de suministro acordes a los más elevados estándares de sostenibilidad.
Además, el Banco de Inglaterra señala que recurrir a agentes químicos derivados de aceite de palma supondría un coste adicional de 16,5 millones de libras esterlinas (14 millones de euros), un sobrecoste que en última instancia recaería "sobre los contribuyentes".
"El sobrecoste estimado del cambio sería de unos 16,5 millones de libras", señaló la institución, añadiendo que el Tesoro ha informado al BoE de que "no cree que cambiar al aceite de palma ofreciese una relación calidad precio para los contribuyentes".