Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España prevé una prolongación de la fase expansiva, pero moderación en 2018 y 2019

El director de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha indicado este lunes que se prevé una "prolongación de la fase de expansión", pero se espera una "moderación" del crecimiento en 2018 y 2019.
Así lo ha señalado en un curso de Funcas en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en el que ha explicado que el avance del producto continuará sustentado en la demanda nacional, para la que, no obstante, se prevé una prolongación de la moderación observada en 2016.
Hernández de Cos ha indicado también que la demanda exterior neta ejercerá una contribución "ligeramente más positiva" que la proyectada en marzo, al tiempo que el empleo continuará creciendo a ritmos elevados, en línea con la actividad, resultando en avances reducidos de la productividad.
De esta forma, ha indicado que el aumento de la ocupación permitirá descensos adicionales de la tasa de paro, cuyo nivel disminuiría hasta el entorno del 13% a finales de 2019.
En cuanto a los riesgos, Hernández de Cos ha apuntado que el proteccionismo comercial supone un riesgo "notable" para la recuperación de la economía española, cada vez más dependiente del sector exterior.
La exposición de la economía española a la británica es elevada, lo que la hace "especialmente sensible" a la configuración futura de la relación entre el Reino Unido y la UE, ha subrayado respecto al 'Brexit'.
De igual forma, ha avisado de que a pesar de la notable reducción de los niveles agregados de endeudamiento de empresas y familias, el nivel de deuda de determinados colectivos de agentes privados y, sobre todo, de las administraciones públicas, sigue siendo "elevado".
Por ello, ve prioritario retomar el proceso de consolidación fiscal, y considera que la recuperación de la rentabilidad de las entidades de crédito es un reto en el contexto actual de márgenes de intermediación reducidos, volumen de actividad limitado y persistencia de activos improductivos.
También ha hecho referencia a las políticas de formación y de aprendizaje en el puesto de trabajo y las políticas de orientación a los parados.