Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banco de España: Solo 3 de cada 10 euros públicos del rescate a la banca son recuperables

Olivas, Rato y Verdú celebran la salida de Bankia a BolsaEFE

El Banco de España ha calculado que a cierre de 2015, solo eran recuperables 3 de cada 10 euros públicos utilizados para rescatar las cajas de ahorro. Según el organismo regulador, de los 39.542 millones que quedaban por recuperar hace dos años, solo se habría logrado ingresar 12.198 vendiendo las particaciones en Bankia y BMN. En su informe para analizar la crisis financiera, de más de 250 páginas, el Banco de España no dedica ni una sola parte a la autocritica, limitándose a argumentar que le faltaban "instrumentos adecuados".

La institución calcula que a cierre de 2015 se habían devuelto 4.139 millones de euros, lo que equivale al 6,45% del total recibido por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y el Fondo de Garantía de Depósitos (FGDEC). De esa cifra, 3.466 millones fueron a parar a las cuentas del FROB y 673 a las del FGDEC.
Las ayudas aportadas por el FROB a cierre de 2015 ascendían a 39.542 millones de euros y el Banco de España calcula que si se hubiera vendido la participación del FROB en Bankia y BMN solo se habrían recuperado 12.198 millones de euros. Es decir, solo se habría recuperado el 30% de las ayudas públicas.
Estas cifras no incluyen las pérdidas soportadas por los antiguos accionistas de la entidades ni las de los tenedores de preferentes y deuda subordinada ni los ejercicios de gestión de híbridos realizados como parte del acuerdo de asistencia financiera firmado con el MEDE.
En un informe dedicado íntegramente a analizar la crisis financiera, y con más de 250 páginas, el Banco de España no dedica ni una sola parte a la autocritica. El organismo regulador, como ya ha hecho en otras ocasiones, se limita a argumentar que le faltaban “instrumentos adecuados”.