Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España mantiene el colchón de capital anticíclico en el 0% hasta junio

El Banco de España ha decidido mantener en el 0% el valor del colchón de capital anticíclico (CCA) aplicable a las exposiciones crediticias en España de las entidades de crédito españolas hasta junio.
Según informa la institución, el análisis de los indicadores que alertan de la aparición de riesgo sistémico asociado al crecimiento excesivo del crédito no hace necesario, por el momento, fijar el CCA por encima de este porcentaje.
Con la información disponible a septiembre de 2016, la brecha entre crédito y PIB registra un valor de -60,6 puntos porcentuales (pp), muy lejos del nivel de 2 pp establecido por el Banco de España como referencia para la posible activación del colchón, en consonancia con la directriz establecida por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, de acuerdo con la cual el valor o pauta se situaría en 0% para el segundo trimestre de 2017.
En la fijación del porcentaje del CCA se han tenido también en cuenta otros indicadores cuantitativos que pudieran ser relevantes, así como otra información cualitativa. Los indicadores considerados por el organismo, junto con toda la información adicional analizada, han continuado aportando señales "consistentes y homogéneas entre sí" que apoyan la decisión de no activar el CCA en este momento.
Esta decisión de política macroprudencial se adopta en el marco de las competencias otorgadas al Banco de España por la Ley 10/2014 de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito, y por el Real Decreto 84/2015 y la Circular del Banco de España 2/2016, que la desarrollan.
El CCA es un instrumento macroprudencial cuyo objetivo es reforzar la solvencia bancaria y suavizar el ciclo crediticio, obligando a las entidades a acumular colchones de capital durante períodos expansivos que puedan ser utilizados posteriormente durante las crisis.