Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España destaca la "resistencia notable" de la economía ante el fin "de los vientos de cola"

Afirma que la recuperación "se ha asentado" y augura una prolongación del crecimiento, pero pide reformas y advierte de riesgos
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha destacado este martes la "resistencia notable" de la economía española a la "paulatina desaparición" de los llamados vientos de cola y constata que la recuperación "se ha asentado", por lo que augura una prolongación de la fase de crecimiento actual durante los próximos años.
Así lo ha señalado durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos en el Congreso, en la que ha subrayado que la economía española continúa registrando tasas de crecimiento del producto y del empleo elevadas y "está mostrando una resistencia notable a la paulatina desaparición de los llamados vientos de cola".
Linde ha señalado que las proyecciones del Banco de España, que estiman un alza del PIB del 2,8% para este año, anticipan la prolongación durante los próximos años de la fase de crecimiento de la economía española en la que se encuentra desde la segunda mitad de 2013, que "seguirá apoyándose en las ganancias de competitividad, el mantenimiento de condiciones financieras favorables y el buen comportamiento esperado de los mercados internacionales".
"La recuperación de la economía española se ha asentado, de hecho, en la corrección de algunos de los desequilibrios macroeconómicos y financieros acumulados", ha enfatizado Linde, quien ha citado la mejora de la competitividad exterior y los progresos en la situación patrimonial de familias, empresas e instituciones financieras, así como los avances en el empleo y el descenso "significativo" del paro en los últimos cuatro años, aunque permanece en niveles "muy elevados".
EL PAULATINO FIN DE LOS VIENTOS DE COLA.
No obstante, ha indicado que el avance económico de los últimos ejercicios se ha visto favorecido de manera "significativa" por factores de carácter "más transitorio", como las caídas de los precios del petróleo, el impulso fiscal por la política expansiva presupuestaria o la política monetaria expansiva del BCE. "Puede esperarse que se dé un menor avance en la actividad conforme se vaya disipando el efecto de algunos de estos factores".
En cualquier caso, ha valorado la "notable resistencia" de la economía a la paulatina desaparición de los vientos de cola, si bien ha precisado que la situación económica "favorable" actual no puede entenderse como que España haya logrado superar completamente los desequilibrios acumulados en la anterior fase expansiva y durante la crisis iniciada en 2007", como muestran las cifras de desempleo, endeudamiento público y de necesidades de financiación exterior.
PIDE REFORMAS ESTRUCTURALES Y ADVIERTE DE RIESGOS
De esta forma, ha hecho hincapié en que la mejora de las perspectivas de crecimiento de la actividad y del empleo "sigue requiriendo profundizar en distintas reformas estructurales", ya que el retroceso en la aplicación de estas reformas, o una hipotética reversión de las introducidas "dañaría, sin duda, las perspectivas de crecimiento".
"Las reformas que permitan aumentar el potencial de crecimiento de la economía, manteniendo las ganancias de competitividad y las políticas de consolidación fiscal son condición necesaria parra avanzar en la necesaria reducción del déficit y de la deuda pública, controlar los costes de financiación, mejorar la posición del a balanza de pagos e incrementar la capacidad de la 3economía para generar empleo", ha añadido.
El gobernador del Banco de España ha advertido de que el escenario actual "no está exento de riesgos", tanto a nivel externo, por la mayor incertidumbre de las políticas globales y su impacto en el comercio mundial o la posible introducción de barreras proteccionistas en algunas economías desarrolladas. A esto se suma el 'Brexit', cuya incertidumbre "sigue siendo elevada" ante la "significativa" exposición de la economía española al país anglosajón.
A nivel nacional, Linde ha alertado de que "persisten varios elementos de vulnerabilidad", como el endeudamiento público que conlleva una elevada dependencia del ahorro externo y constituye una "fuente de fragilidad ante eventuales incrementos en el coste de la financiación ajena", y que "sigue siendo muy sensible ante eventuales subidas de los precios de las materias primas", en particular del petróleo.
En cuanto al IPC, prevé que el repunte de enero y febrero tenga un carácter "transitorio", de forma que bajará a medida que se disipe el impacto de la aceleración del componente energético. Su previsión es que se sitúa en el 2,2% en el promedio de 2017 y que se desacelere hasta el 1,4% y el 1,6% en 2018 y 2019, respectivamente.