Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE empeora sus previsiones de inflación y crecimiento para la zona euro

Mario Draghi, presidente del Banco Central EuropeoEFE

El Banco Central Europeo (BCE) ha revisado significativamente a la baja sus previsiones de inflación y de crecimiento para la eurozona, lo que justificaría las nuevas medidas de estímulo anunciadas por la institución, que ha bajado los tipos de interés, así como ampliado el volumen mensual de su programa de compras, incluyendo deuda corporativa entre sus objetivos.

En concreto, el presidente del BCE, Mario Draghi, ha anunciado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE que la inflación de la eurozona se situará este año en el 0,1%, frente al 1% estimado el pasado mes de diciembre por los técnicos del banco central.
En 2017, la tasa de inflación de la eurozona repuntaría hasta el 1,3%, pero aún así se situaría por debajo del 1,6% previsto anteriormente. De cara a 2018, el BCE espera que los precios subirán un 1,6%.
En cuanto al crecimiento de la zona euro, las nuevas previsiones del BCE contemplan una expansión más débil, con un crecimiento del 1,4% en 2016, frente al 1,7% esperado en diciembre, mientras que para 2017 la entidad prevé una expansión del 1,7%, cuando en su anterior estimación calculaba un 1,9%.
De cara al año 2018, las previsiones de la entidad apuntan a un crecimiento del PIB de la zona euro del 1,8%.
El presidente del BCE destacó que aún prevalecen riesgos a la baja para las expectativas de crecimiento de la región dada la incertidumbre de la economía global y los "mayores riesgos geopolíticos".
El banquero italiano apuntó que el análisis de los datos refuerza la necesidad de adoptar medidas para devolver la inflación a una senda acorde con el objetivo de la institución, aunque reiteró la importancia de que otras autoridades "contribuyan con políticas decisivas".
En este sentido, Draghi expresó su preferencia por reformas estructurales dirigidas a elevar la productividad, así como medidas para mejorar las infraestructuras públicas, que sirvan de impulso a la recuperación cíclica en curso.