Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE tiene "serias preocupaciones" respecto a la sostenibilidad de la deuda pública griega

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, tiene "serias preocupaciones" sobre la sostenibilidad de la deuda pública de Grecia, según ha puesto de manifiesto en una carta al eurodiputado griego Nikolaos Chountis con fecha del pasado viernes y publicada este lunes.
Según Draghi, falta información detallada en la declaración del Eurogrupo el pasado 15 de junio sobre las medidas de alivio de la deuda que permita a la institución completar un análisis y evaluar su efecto cuantitativo y su impacto temporal sobre la deuda griega.
"Hasta que se hayan proporcionado suficientes detalles sobre las medidas para aliviar la deuda, persisten serias preocupaciones en cuento a la sostenibilidad de la deuda pública de Grecia", ha advertido.
Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) alcanzaron el pasado 15 de junio un acuerdo para desbloquear un tramo de 8.500 millones de euros para Grecia, aunque han dejado pendiente concretar una mayor claridad sobre las medidas para aliviar la deuda helena que convenza de forma definitiva al Fondo Monetario Internacional (FMI) para participar en el programa.
Este desembolso se dividirá en dos tramos. El primero, de 7.700 millones se desembolsará a principios de julio. En concreto, 6.900 millones se dedicarán a vencimientos de deuda durante los próximos meses y 800 millones a retrasos de pagos. Los 800 millones restantes, también para atrasos, se desembolsarán después del verano.
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, explicó que propondrá al Directivo Ejecutivo del organismo internacional participar "en principio" en el rescate aportando hasta 2.000 millones de dólares, aunque ha explicado que este acuerdo está condicionado a que los socios del euro definan los detalles de la reestructuración de deuda que se efectuará al finalizar el programa, en 2018.
Lagarde afirmó que ha habido progresos "claros" sobre el alivio de la deuda helena pero el FMI considera que los socios del Eurogrupo necesitan "más tiempo" para identificar los detalles de las medidas y el "alcance" de la reestructuración para que la deuda sea sostenible en el largo plazo.