Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE quiere más poderes para controlar las cámaras de compensación que operan desde Reino Unido

El Banco Central Europeo (BCE) ha propuesto este viernes aumentar sus funciones de supervisión sobre las cámaras de compensación de operaciones con instrumentos financieros denominados en euros que operan desde Reino Unido, en línea con la última propuesta de la Comisión Europea que busca reforzar el control sobre éstas tras el 'Brexit'.
En concreto, el Consejo de Gobierno de la institución presidida por el italiano Mario Draghi ha propuesto a la Eurocámara y a los Estados miembros modificar sus estatutos para asignar al BCE "una competencia legal clara en el ámbito de la compensación central" en países de fuera del bloque comunitario.
"El BCE y los bancos centrales nacionales podrán proporcionar medios, y el BCE dictar reglamentos, destinados a garantizar unos sistemas de compensación y pago, y unos sistemas de compensación de instrumentos financieros, eficientes y sólidos, dentro de la Unión y con otros países", reza el texto propuesto.
El BCE ha señalado que estas competencias suponen "un refuerzo significativo" de las funciones de los bancos centrales emisores con respecto a la supervisión de estas entidades y, en particular, de aquellas cámaras de compensación "sistémicamente importantes de terceros países que compensan volúmenes significativos de operaciones denominadas en euros".
"Las modificaciones permitirán al Eurosistema vigilar y afrontar los riesgos asociados a las actividades de compensación central que pudieran afectar a la ejecución de la política monetaria, al funcionamiento de los sistemas de pago y a la estabilidad del euro", ha destacado el BCE en un comunicado.
Asimismo, el BCE ha subrayado que esta modificación facilitaría el ejercicio de las nuevas competencias previstas por la Comisión Europea en su última propuesta para revisar el reglamento europeo de infraestructuras de mercado".
Bruselas ha planteado que las CCP consideradas menos peligrosas para la UE podrán seguir operando desde un tercer país, pero aquellas que supongan un peligro sistémico para el bloque comunitario en caso de impago o quiebra tendrán que cumplir unas condiciones más estrictas.
Pero además, en aquellos casos en los que el riesgo sistémico sea "sustancial", el Ejecutivo comunitario podría, tras una recomendación de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) y con el visto bueno del BCE, obligar a una cámara de compensación a trasladar su negocio al territorio de la UE.