Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE cerrará la puerta a bajar tipos, pero no dará más pistas sobre el futuro de sus políticas

La reunión de este jueves del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) no debería deparar sorpresas y las escasas novedades que pudieran conocerse se centrarán en la renuncia explícita de la institución a bajar más los tipos de interés, según el consenso de analistas consultado por Europa Press, que coinciden en aplazar hasta septiembre cualquier anuncio de calado del banco central sobre su estrategia de salida.
Los analistas de Deutsche Bank Market Research apuestan por que el BCE dejará hoy de hablar de riesgos a la baja para el crecimiento, mientras que en sus directrices sobre política monetaria retirará la referencia a una posible bajada de los tipos de interés.
"Interpretamos los recientes comentarios del BCE como una guía hacia un 'soft taper' más que hacia una estrategia de salida predeterminada del programa de compras", señala el banco alemán, apuntando a una reducción del volumen de compras a partir de enero de 2018.
En este sentido, Holger Schmieding, economista jefe de Berenberg, apunta que el BCE "no necesita adoptar ninguna decisión importante" en su reunión del jueves más allá de "retorcer" sus directrices de modo que quede descartada una potencial rebaja adicional de los tipos de interés sin que sea necesario divulgar los detalles sobre su estrategia de futuro.
"Si fuera por los datos y las palabras recientes de Draghi, concluiríamos que el BCE no necesita cambiar su directriz esta semana y que la única variación sería reconocer que el balance de riesgos para la economía ha pasado de negativo a neutral", apuntan desde Bank of America Merrill Lynch, entidad que también apuesta por que la institución "probablemente acabará con parte de la asimetría de sus directrices de futuro".
Los analistas de Citigroup coinciden en apostar por la retirada de la opción de bajar más los tipos de interés en la directriz de política monetaria de la entidad, aunque subrayan que "no habrá decisiones clave en la reunión de junio y se espera que estas sean adoptadas en septiembre u octubre".
Por su parte, Franck Dixmier, director global de renta fija de Allianz Global Investors, considera que Mario Draghi "aprovechará para comunicar buenas noticias sobre las nuevas previsiones económicas del banco para la zona euro", incluyendo que el potencial de riesgo a la baja en la zona euro ha disminuido significativamente, "allanando el camino para lo que el banco central tendrá que hacer después de este verano, que será mucho más complicado".
"No hay ninguna razón para que el BCE cambie su orientación en su reunión de junio, ni hay ninguna razón para que el BCE proporcione un calendario claro para dicho anuncio", apunta Dixmier, quien opina que la difusión de este tipo de movimientos tan pronto "sería totalmente contraproducente" y crearían condiciones monetarias más estrictas.
Por su parte, Javier Urones, analista de Xtb, advierte de que la reunión de este jueves tiene "una muy baja trascendencia" y todo hace indicar que Draghi mantendrá "su particular tono 'dovish' y no alterará el importe del programa de compras", cuyo actual volumen de 60.000 millones mensuales podría permanecer intacto hasta finales de año.
"El devenir del verano será a buen seguro un factor muy importante para tratar de dilucidar si a finales de este año y tal y como en principio está previsto, se pone fin a los programas de estímulo del BCE. Las subidas de tipos se siguen viendo muy lejanas, siendo 2019 el año en el que se espera que el BCE comience a realizar dichas subidas", añade el experto.