Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Serán efectivas las medidas tomadas por el Banco Central Europeo?

Las decisiones del Banco Central Europeo no se quedan en el corazón de Europa. Su onda expansiva llega hasta nuestro bolsillo. Con las de ayer, Mario Draghi quiere darnos un empujón y que, con el dinero más barato, recuperemos la confianza y el ánimo para gastar, pero la confianza en la economía es un factor con muchas variables y en España sigue pesando la incertidumbre ante el futuro. Sin embargo, a pesar de la audacia del BCE, está por ver si las millonarias inyecciones de liquidez en el sistema son suficientes para compensar factores negativos como la caída de China o Latinoamérica. Si vía exterior vas a crecer menos, hay que compensar vía interior y para eso nada mejor que ofrecer más crédito y más barato.  Por eso el BCE ha bajado los tipos a cero, ha abierto el grifo de la barra libre para los bancos, aumenta la penalización para el dinero ocioso. Los tipos seguirán bajos durante un largo tiempo. Quien pierde seguro con esta política son los ahorradores: cada vez reciben menos por su dinero.