Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE insta a Europa a tomar medidas expansivas ante el auge del proteccionismo tras la victoria de Trump

Europa necesita más medidas macroeconómicas expansivas, así como reformas regulatorias y dirigidas a ganar competitividad, para impulsar el crecimiento en un contexto marcado por "un grado anormal de incertidumbre" en la economía mundial y la expectativa de una mayor apuesta proteccionista tras la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU, según el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Vítor Constancio.
"La economía mundial encara nuevamente un grado anormal de incertidumbre", declaró el banquero portugués en un discurso pronunciado en Fráncfort, donde advirtió de que la posibilidad de un mayor proteccionismo puede reducir el impacto positivo del mayor crecimiento previsto para EEUU en las importaciones estadounidenses.
"La percepción de los mercados de que EEUU está embarcándose en una nueva fase de políticas presupuestarias expansivas ha elevado el optimismo, con un efecto visible en los mercados la semana pasada", indicó Constancio en referencia al transvase de dinero desde la renta fija a la renta variable, que provocó un alza de las acciones y la pérdida de un billón de euros en la valoración del mercado de bonos.
En este sentido, apuntó que estos movimientos reflejan la perspectiva de que un estímulo fiscal en esta fase del ciclo económico puede contribuir a romper la trampa de liquidez que ha lastrado el crecimiento de las economías avanzadas, lo que en el caso de EEUU puede anticipar un mayor crecimiento del PIB y de la inflación, permitiendo una normalización de la política monetaria en EEUU a tasas de interés más altas.
De hecho, Constancio advirtió de que, si bien los acontecimientos geopolíticos pueden tener en el corto plazo efectos positivos, los efectos negativos de la mayor incertidumbre será apreciables con posterioridad.
"Deberíamos ser prudentes a la hora de sacar precipitadamente conclusiones positivas de estos desarrollos de los mercados que no necesariamente indican que la economía mundial acelerará su recuperación con un mayor crecimiento", añadió el vicepresidente del BCE.
De hecho, el banquero luso apuntó que los acontecimientos sugieren un mayor crecimiento del PIB en EEUU, aunque bajo un contexto de políticas que primen "América primero", factores que frenarán la traslación de sus efectos a nivel internacional.
AUGE PROTECCIONISTA.
De este modo, la posibilidad de un incremento del proteccionismo en mayor o menor grado puede reducir sustancialmente el efecto del mayor crecimiento sobre las importaciones estadounidenses, lo que debilitaría aún más un comercio mundial ya de por sí débil, dañando a aquellas economías abiertas dependientes de las exportaciones.
Por otro lado, las economías emergentes sufrirán un efecto negativo relacionado con la salida significativa de flujos de capitales y depreciaciones del tipo de cambio que pueden perjudicar el crecimiento futuro, mientras que las medidas proteccionistas dirigidas particularmente contra grandes economías emergentes pueden frenar el crecimiento de la economía mundial y generar inestabilidad en los mercados internacionales.
Asimismo, aunque los mercados europeos se beneficarían en un primer momento del contagio positivo del aumento de precio de las acciones, lo que favorecería a las entidades financieras, podrían verse perjudicados por los temores sobre el mayor proteccionismo y las dudas respecto al crecimiento de las economías emergentes y su efecto sobre el comercio mundial.
En este sentido, ante el repunte de la incertidumbre mundial, el vicepresidente del BCE considera que Europa necesitaría profundizar su unidad e integración, confiando más en su mercado doméstico para estimular el crecimiento, lo que implica que Europa requiere "más políticas macroeconómicas expansivas", ya que sin un mayor crecimiento real y nominal de la economía, la región tendrá grandes dificultades para superar los retos que tiene por delante.
INFLACIÓN POR ENCIMA DEL 1% EN PRIMAVERA.
Por otro lado, Constancio expresó su confianza en que la inflación continuará normalizándose durante los próximos meses y la tasa se situará "muy por encima del 1% la próxima primavera".
A este respecto, el banquero portugués reiteró la importancia de incrementar los salarios en la zona euro en un momento en el que la inflación y la productividad aumentan, ya que estos son fundamentales en la evolución de los precios en las economías de servicios.
Las últimas proyecciones de los economistas del BCE apuntan a un alza de los precios en la zona euro del 1,2% en 2017 y del 1,6% en 2018, mientras que el PIB de la eurozona crecerá un 1,7% en 2016 y un 1,6% en 2017.