Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BBVA afronta con optimismo 2017 "prácticamente en todas partes", incluido en México y Turquía

Torres afirma que "se puede aportar valor incorporando a entidades grandes como BBVA otras entidades"
El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, ha afirmado que la entidad afronta "con optimismo" el ejercicio 2017 "prácticamente en todas partes", incluido en países como México o Turquía, pese a las "muchas incertidumbres" que existen este año.
Por otra parte, ha indicado que el banco apuesta por un crecimiento "orgánico", aunque ha precisado que en los países en los que quieren crecer, si surgen oportunidades, las pueden "mirar", aunque no buscan "activamente" operaciones.
Torres ha realizado estas manifestaciones en Bilbao, donde ha participado en un comida coloquio organizada por Deusto Business Alumni. En su intervención, ha analizado las perspectivas del 2017 para BBVA y ha señalado que hay "mucha incertidumbre", pero se muestran optimistas "prácticamente en todas partes".
El responsable de la entidad ha indicado que, en el caso de México, donde cuentan con el banco "más importante" del país, BBVA Bancomer, se ha dado una desaceleración "muy potente" como consecuencia de la "retórica" que ha habido en los últimos meses "desde EEUU en relación con México".
En todo caso, Torres ha manifestado que en el "frente mexicano" tienen un "optimismo claro", ya que cree que tiene un "potencial de crecimiento enorme". Torres ha indicado que el problema de EEUU, derivado del comercio, "no es México". "Al revés, México es una fuente enorme de competitividad para EEUU, lo ha sido", ha añadido.
El consejero delegado de BBVA ha indicado que "está por ver" qué es lo que hace la administración de EEUU, "que ha hecho poco", pero sí "mucho ruido", aunque ha apuntado que los últimos mensajes de la Administración norteamericana van "en el sentido positivo" de aumentar la competitividad de la fabricación y "no tanto en perjudicar a México".
Torres ha resaltado el "potencial alcista" que supone, en el caso de EEUU, que los tipos de interés hayan empezado a subir, lo que les "da aire" para su actividad en el país.
También ha analizado otro mercado en el que están presentes como es Turquía, donde "contrasta la incertidumbre permanente" de los últimos años, sobre todo, en 2016, con la "fortaleza" económica tanto de la economía general como de los servicios financieros y de su banco en el país, Garanti Bank, que, según ha apuntado, es "una joya absoluta" y ha tenido "un año récord". Torres, que ha afirmado que es "bueno" que se levante el estado de emergencia cuanto antes", ha asegurado que tienen una "visión positiva a largo plazo con Turquía".
"OPTIMISTAS" SOBRE ESPAÑA
Por otra parte, ha asegurado que también son "optimistas" sobre la situación en España, donde se ve un "crecimiento económico creciente" y se constata una caída del desempleo. "Todo eso nos tiene que llevar a que se vuelva a dinamizar el crédito y que se traduzca también en actividad para el sector financiero que, con los tipos de interés que van a seguir siendo bajos, necesitamos, al menos, un apoyo en volumen", ha manifestado Torres, que aprecia "nueva producción de crédito en consumo e hipoteca".
En relación a la situación del sector financiero español y preguntado por si espera una segunda ola de fusiones, ha manifestado que se ha reducido, "de manera brutal" el número de entidades, pero cree que se sigue dando una "sobrecapacidad".
LA CONCENTRACIÓN DE ENTIDADES "AÑADE VALOR"
Asimismo, ha manifestado que se ha demostrado estos años que la concentración "añade valor". "Se puede aportar valor incorporando a entidades grandes como BBVA otras entidades. Hemos incorporado a dos en los últimos cuatro años en España y estamos muy satisfechos. Ha sido una vía de crecimiento que ha tenido mucho sentido y nos ha dado grandes resultados", ha añadido.
Torres ha señalado que BBVA tiene un plan que "pasa por el desarrollo orgánico" y por el "crecimiento a partir de la franquicia" que tiene el banco. El consejero delegado de la entidad, que ha indicado que BBVA tiene "clara la visión y las prioridades", ha manifestado también que tiene un "mapa estratégico muy claro" de los países en los que quiere crecer.
En este sentido, ha asegurado que en esos países no están "activamente" buscando operaciones porque "los bancos no se compran, se venden", pero ha señalado que, "cuando surgen oportunidades, las miran" y, si tienen "encaje los números", se puede "intentar que se hagan".
Por otra parte, ha manifestado que se vive un "momento especial", entre otras razones, motivado por la actual regulación que se está dando, "algo lógico" tras las crisis financiera que se ha producido y para evitar que "se vuelva a repetir" y que "no paguen justos por pecadores".
No obstante, Torres ha indicado que esa regulación, "cada vez más compleja, más larga y más restrictiva del libre comercio", tiene su coste, y lo ve "en carne propia". Ello, además, tiene una "deriva" en decisiones judiciales que, a veces, "no se entienden bien y tienen poca explicación", aunque se "aceptan, respetan y cumplen".
Tras recordar que se han dedicado más de 100.000 millones de euros a rescatar a la banca, ha apuntado que es "comprensible" que la regulación sea "más dura", aunque ello "nos dificulta cómo hacer negocio". Torres ha indicado que "donde más se nota" es en el requerimiento de mayor capital con el objetivo de que las entidades sean "más sólidas". Ello, según ha precisado, encarece el pasivo y el coste de financiar su actividad.
LA POLÍTICA DEL BCE ES "LAXA"
También se ha referido a los tipos de interés y, tras señalar que "es el mundo al revés", ha manifestado que es consecuencia de la política monetaria "tan laxa" del BCE y cree que tiene "visos de permanencia". "Claramente nos ha comprimido el margen de intereses", ha señalado Torres.
El responsable de BBVA ha indicado que, frente a todos estos aspectos, lo que más impacto generará tiene que ver con la tecnología, que será "enorme" en el sector financiero. Según ha manifestado, los cambios tecnológicos facilitan "hacer las cosas de una manera radicalmente distinta, mucho más rápida, más transparente y eficiente".
Para Torres, ello afecta a la interacción con el cliente y cree que, en estos momentos, están "por detrás de la demanda de los clientes", aunque el BBVA "saca gran ventaja a la competencia".
Torres ha destacado también como consecuencias de la adaptación a las nuevas tecnologías la eficiencia o avanzar hacia unas "propuestas de valor "más potentes" que tienen que ver con ayudar a los clientes "a tomar las decisiones correctas en su vida y con su dinero".
El responsable de BBVA ha señalado que hay que desarrollar el "círculo de confianza" porque "la fortaleza del banco" está en "mantener esa confianza" con el cliente y lograr "digitalizarla".
En este sentido, ha manifestado que los datos son la "materia prima" y se ha mostrado a favor de la regulación que apunta a una apertura de los datos, que son del cliente pero que "son portables". Según ha manifestado, su aspiración es obtener el consentimiento de los clientes para poder acceder a los datos que tienen en otras entidades, empresas o instituciones.
En este escenario, ha repasado las seis "prioridades estratégicas" del BBVA, entre ellas, hacer "la vida más sencilla y más rápida" al cliente; impulsar las ventas digitales que han crecido en España de un 8 a un 17% en 2016 y se sitúan ya en el 25%; desarrollar un nuevo modelo de negocio"; optimitizar la asignación del capital, dar un "salto enorme" en eficiencia; el equipo o la apuesta por una dimensión global porque las soluciones que funcionan "son universales".
Torres, que, por otra parte, ha subrayado el arraigo del BBVA en Euskadi, ha afirmado, en relación al efecto de la digitalización sobre el empleo, que el argumento de que "no hay que hacer algo porque destruye empleo, tiene las partes cortas".