Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) BAT sube 10 céntimos Lucky Strike y Pall Mall y mantiene invariable su versión Lucky Strike 100

British American Tobacco (BAT) ha decidido elevar 10 céntimos el precio de todas sus labores principales de tabaco, entre ellas sus marcas de cigarrillos Lucky Strike y Pall Mall, según una resolución del Comisionado para el Mercado de Tabacos publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y en vigor desde este miércoles.
La decisión de la tabaquera responde a la estrategia de negocio del grupo en España, en un mercado de libre competencia, y tras la subida de impuestos especiales a las labores del tabaco, que entró el vigor el pasado 3 de diciembre de 2016.
Así, Lucky Strike Red costará desde este miércoles 4,55 euros y su versión blanda, 4,40 euros, el mismo precio que las cajetillas de Pall Mall.
No obstante, BAT ha decidido mantener el precio de una de sus labores secundarias, Lucky Strike 100, que representa un 0,2% de cuota, y cuyo precio (4,20 euros) se mantiene al mismo nivel que el de su principal competidor, Winston 100.
De esta forma, la tabaquera sigue la estela de sus competidores JTI, propietario de Winston y Camel; Philip Morris, dueña de Marlboro y Chesterfield, y Altadis (Fortuna y Ducados) que aumentaron también el precio de sus principales marcas en los últimos días en un escenario marcado inicialmente por una eventual guerra de precios, que finalmente no se ha desatado.
La primera en reaccionar al alza fiscal del Gobierno fue JTI el pasado 9 de diciembre, que subió 20 céntimos el precio de sus marcas Benson & Hedges Gold, que cuesta ahora 5,05 euros, Coronas Black Soft (4,40 euros) y Winston Xstyle Golg y Winston Xstyle Red (ambas 4,50 euros).
Posteriormente, una semana después, el 16 de diciembre, Philip Morris decidió elevar diez céntimos el precio de sus marcas de cigarrillos Marlboro, Chesterfield y L&M, mientras que Altadis encareció otros diez céntimos el precio de Ducados, Fortuna y Nobel el 21 de diciembre, al tiempo que decidió mantener la tarifa de la cajetilla blanda de Fortuna en 4,45 euros.
La decisión de la tabaquera propiedad de Imperial Tobacco de no tocar el Fortuna blando provocó que Philip Morris diera marcha atrás el 24 de diciembre y decidiera bajar el precio de sus marcas Marlboro y Chesterfield en un entorno que ya amenazaba con una guerra de precios en el sector.
Tras el movimiento de la estadounidense, Altadis volvió a mover ficha y decidió finalmente incrementar 10 céntimos el precio de la cajetilla blanda de Fortuna el pasado 28 de diciembre, lo que provocó que Philip Morris aumentara de nuevo sus precios.