Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia declara nulo el ERE de Coca-Cola Iberian Partners

La Audiencia Nacional ha declarado nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en Coca-Cola Iberian Partners, que afectaba a 1.190 empleados y que supuso el cierre de cuatro plantas, lo que supone la reincorporación de los trabajadores afectados a sus puestos de trabajo, según han informado fuentes conocedoras de la sentencia. La compañía ha anunciado que recurrirá la sentencia y ha asegurado que, al no ser firme, no le obliga a la readmisión de los empleados.

El juez ha condenando a la empresa a la readmisión de los empleados con el abono de los salarios dejados de percibir tras el anuncio del expediente.
Desde CSI-F se han felicitado por la sentencia, ya que, en su opinión, se trata de un ERE "injustificado", al no existir las causas económicas para materializar un despido colectivo de grupo, teniendo en cuenta que se trata de varias empresas.
Fuentes del sindicato han confiado en que la compañía cumpla con la sentencia de manera voluntaria y en que resuelva los problemas en la mesa de negociación.
En cambio, en un comunicado, la empresa afirma que la sentencia supone la "innecesaria prolongación" del proceso de reestructuración del embotellador y afirma que provocará una situación de "incertidumbre" en aquellos cientos de trabajadores que "libremente" se acogieron en su día a las medidas de bajas incentivadas, prejubilaciones y recolocaciones que el embotellador les ofertó.
"Más allá de la calificación jurídica y de la valoración que hagan los sindicatos, hay que plantearse si esta sentencia no acabará perjudicando finalmente a los intereses de los trabajadores", subraya Coca-Cola Iberia, que insiste en que no supone la reincorporación automática de los empleados afectados, "que tendrán que aguardar a una sentencia firme tras el recurso de las embotelladoras", ni la nulidad del ERE afecta a la situación de las cuatro plantas que se han cerrado.
La compañía, presidida por Marcos de Quinto, añade además que llama la atención que la sentencia, "a pesar de validar los postulados del embotellador", concluya "incomprensiblemente en nulidad". Así, afirma que en contra de lo argumentado por los sindicatos, la sentencia "valida" que el embotellador sí es un grupo de empresas y que la mesa de negociación estaba bien constituida, por lo que, según Coca-Cola, no cuestiona la justificación del ERE.
En el análisis realizado por la empresa, la razón por la que la Audiencia Nacional declara nulo el despido colectivo es que no se dio a la representación sindical un plan industrial claro que hubiera ayudado a entender la complejidad de todo el proceso, lo que, según Coca-Cola, no había sido cuestionado por los sindicatos ni es un requisito exigido por la ley. Además, asegura que el embotellador entregó a los representantes de los trabajadores toda la documentación precisa para explicar dicho plan.