Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asempleo destaca la necesidad del acuerdo de negociación colectiva porque da "estabilidad y tranquilidad"

Pide a sindicatos que no se limiten a pedir una respuesta de sí o no a la subida salarial
El presidente de Asempleo, Andreu Cruañas, ha puesto de relieve que el acuerdo de negociación colectiva es necesario porque "da estabilidad y tranquilidad" y ha pedido a los sindicatos que no se limiten a pedir una respuesta de sí o no a la subida salarial y que se pongan con la patronal a "hablar de todo".
Así lo ha solicitado el presidente de Asempleo en la presentación del monográfico del mercado laboral del mes de mayo realizado por la institución y AFI, donde también ha resaltado que es el turno de las organizaciones sindicales, después de que la CEOE haya movido ficha en dos ocasiones "sin obtener respuesta".
En esta línea, ha destacado que la patronal "obviamente" quiere hablar de salarios y ha subrayado que la organización empresarial siempre ha defendido que en aquellas empresas y sectores donde haya capacidad para subir los salarios se pueda subir.
No obstante, ha apuntado que hay "todo un paquete de cuestiones", como el modelo de formación, las relaciones laborales o la flexibilidad, que han sido trasladadas al diálogo social y a la negociación colectiva y que se tienen que abordar.
Además, ha recordado que la negociación colectiva sectorial y de empresas y se está llevando a cabo y que los convenios están firmando de media en el 1,6%, dentro de la horquilla salarial propuesta por la patronal que va desde el 1% hasta el 2,5% vinculado a la productividad.
Cruañas ha recordado que el año pasado, "pudiendo haber llegado al 1,5% por el anterior acuerdo", el aumento de los salarios se quedó en el 1,08%, por voluntad de las partes que negociaban, a pesar de que tenían margen.