Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asempleo y Afi prevén 500.000 nuevos empleos en 2016, en línea con la previsión del Gobierno

La probabilidad de que los jóvenes transformen su contrato temporal en indefinido es la más baja entre los ocupados
Asempleo y Afi prevén que España vuelva a superar, por segundo año consecutivo, la barrera de los 500.000 nuevos empleos a cierre del ejercicio 2016, en línea con la previsión del Gobierno, pero la probabilidad de que los jóvenes logren transformar sus contratos temporales en indefinidos es la más baja de entre el resto de ocupados.
En concreto, la ocupación laboral en España crecerá a un ritmo del 2,7% interanual durante los meses de otoño y cerrará el año en el 2,9%, según el avance del mercado laboral elaborado por Asempleo (asociación de empresas de trabajo temporal) y Afi (Analistas Financieros Internacionales).
Estas previsiones llegan después de que la campaña de verano deje un remanente de 38.200 empleos, frente a la cesión de 40.400 puestos de trabajo el pasado año.
En cuanto al tipo de empleo creado, el presidente de Asempleo, Andreu Cruañas, explica que los trabajadores que obtienen un empleo temporal proceden en su "práctica totalidad" de una situación de paro, lo que muestra que se trata de "una gran puerta al trabajo y a la adquisición de la experiencia necesaria".
"No se trata de defender por que sí la contratación temporal innecesaria", sino de "facilitar la entrada en el mercado de trabajo de personas con dificultad de acceso al mismo, otorgándola flexibilidad imprescindible para poder conciliar el trabajo con otros intereses y encajar esto con las oportunidades que se van abriendo en las empresas", apunta.
EMPLEO TEMPORAL CON TAREAS BÁSICAS PARA LOS JÓVENES
En el segundo trimestre del año la probabilidad de que el primer empleo que encuentren los jóvenes en el plazo de tres meses sea temporal (6,1%) multiplica por 13 a la de conseguir un puesto de trabajo indefinido (0,4%). Cerca de un 16% de los jóvenes tenía un contrato de estas características antes del verano y "probablemente" el porcentaje haya crecido en el tercer trimestre con motivo del periodo vacacional.
En este contexto, el 60% de los jóvenes que encontró su primer empleo en los tres últimos años realizó tareas básicas, un 30% desempeñó tareas de dificultad media y sólo el 10% restante logró realizar tareas más avanzadas.
El sector servicios (73,4%) es el que ofrece la mayor parte de las primeras oportunidades para jóvenes y en concreto, el comercio y la hostelería (41,2%), seguido de la industria (14,3%), agricultura (9%) y construcción (3,3%).
POCAS PROBABILIDADES DE PASAR DE UN CONTRATO TEMPORAL A INDEFINIDO
Según Asempleo, la probabilidad de que los jóvenes logren transformar sus contratos temporales en indefinidos es más baja que la del resto de ocupados. En el segundo trimestre era del 4,5% frente al 6,5% que es la probabilidad media de los demás colectivos.
"Aunque el dato es muy bajo, ha ido creciendo en los últimos años, coincidiendo con la recuperación económica, de modo que esperamos que a medida que se estabilice la economía española, se vaya reduciendo la tasa de paro del colectivo joven y mejore también la ratio de conversión de temporales en indefinidos", prevé la patronal de las ETT.
Las comunidades autónomas que ofrecen más oportunidades laborales a los jóvenes son también aquellas que registran una ratio mayor de conversión de temporales en indefinidos, siendo Navarra la región que mejor combinación de ambos indicadores registra.
Cataluña, Comunidad Valenciana y Castilla la Mancha, destacan porque, a pesar de presentar una cantidad de oportunidades laborales para jóvenes de entre 16 y 24 años, similar a la media de España, la probabilidad de conversión a un contrato indefinido es un 50% mayor que la media nacional. En el lado opuesto se encuentran las regiones de Asturias y Extremadura.