Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Apple dice que la multa de 13.000 millones propuesta por Bruselas "no tiene fundamento"

Acusa a la Comisión Europea de apuntar "selectivamente" a Apple
Apple ha indicado este lunes que LA decisión de la Comisión Europea (CE) de sancionar a la compañía con el pago de 13.000 millones de euros a Irlanda en concepto de impuestos no pagados es una decisión de carece de fundamento, según informó en un comunicado.
La Comisión Europea reclamó el pasado 30 de agosto a la multinacional estadounidense que devuelva 13.000 millones de euros por ventajas fiscales recibidas en Irlanda, al determinar tras una investigación en profundidad iniciada en 2014 que constituyeron ayudas públicas ilegales.
"Esta decisión no tiene fundamento de hecho ni de derecho, y estamos convencidos de que será revocada", asegura la firma de Cupertino, que apelará la decisión de Bruselas, a quien acusa de "apuntar selectivamente" hacia Apple.
La multinacional indica que la CE actuó de forma unilateral, cambiando las reglas con carácter retroactivo, por lo que acusa a Bruselas de que el proceso tenía un "desenlace predeterminado" y de hacer "caso omiso" de la legislación irlandesa y estadounidense.
En la nota, Apple señala que de hacerse efectiva la decisión "pagaría el 40% de la totalidad del impuesto de sociedades en Irlanda", una situación que califica como "un hecho sin precedentes" que "lejos de establecer condiciones de igualdad, es una decisión que apunta selectivamente a Apple".
La firma tecnológica se defiende alegando que es "el mayor contribuyente del mundo", ya que paga de media en torno a un 26% con motivo del impuesto de sociedades en los países donde opera. "Dado que nuestros productos y servicios han sido creados, diseñados y concebidos en EEUU, allí es donde pagamos la mayor parte de los impuestos", afirma la multinacional, que aboga por acometer una reforma fiscal que establezca un sistema para el pago de impuestos "simple y claro".
DUBLÍN ACUSA A BRUSELAS DE EXCEDER SUS COMPETENCIAS
Asimismo, el Gobierno de Irlanda ha publicado este lunes un duro argumentario en el que recoge las líneas maestras de su apelación a la decisión de la CE en el que Dublín sostiene que Bruselas "ha excedido sus poderes" y no ha cumplido su obligación de actuar con imparcialidad.
El Ministerio de Finanzas de Irlanda señala que el Gobierno irlandés "no acepta el análisis de la Comisión" y defiende que el país no ofreció un tratamiento fiscal favorable a Apple, añadiendo que "Irlanda no hace tratos con los contribuyentes".
"Irlanda no acepta el análisis de la Comisión, por eso hemos presentado una solicitud ante el Tribunal General de la UE para que anule la totalidad de la decisión", apunta el Ministerio irlandés.
Entre los argumentos esgrimidos por Irlanda, cuya apelación fue registrada el pasado 9 de noviembre ante el Tribunal General de Justicia de la UE, Dublín acusa a la Comisión de haber aplicado mal la legislación sobre ayudas estatales en un intento de "reescribir las leyes fiscales irlandesas para empresas".
De hecho, el Ministerio irlandés de Finanzas considera que Bruselas no siguió los procedimientos requeridos, "vulnerando el deber de buena administración al no actuar imparcialmente y de acuerdo con la diligencia debida".
"La Comisión ha excedido sus poderes e interferido con la soberanía fiscal nacional", añade el Gobierno irlandés, que acusa a Bruselas de infringir los principios de seguridad jurídica y confianza legítima invocando presuntas normas de derecho comunitario nunca identificadas previamente, señalando la invocación de documentos de la OCDE de 2010 que no podrían haber sido previstos en 1991 o 2007.
En este sentido, Dublín sostiene que la CE no ha justificado de manera apropiada su decisión, vulnerando de forma manifiesta su obligación de proporcionar una enunciación clara e inequívoca de las razones para su decisión al "invocar simultáneamente escenarios fácticos manifiestamente divergentes" e incurriendo en contradicciones sobre el origen de la norma que afirma que Irlanda infringió.
En una carta publicada por el consejero delegado de Apple, Tim Cook, tras conocerse la decisión de la CE, el máximo ejecutivo de la multinacional advertía de que Bruselas había iniciado una campaña para "reescribir la historia de Apple en Europa, ignorar las leyes fiscales de Irlanda y de paso cambiar radicalmente el sistema internacional en materia tributaria".