Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andalucía, Baleares y Comunidad Valenciana, las únicas CC.AA. en las que sube la recaudación por tabaco

El Estado ingresó 9.110,5 millones en 2016 por impuestos que gravan el tabaco
Andalucía, Baleares y Comunidad Valenciana fueron las únicas comunidades autónomas en las que se incrementó la recaudación fiscal a través de los impuestos que gravan a la totalidad de las labores del tabaco (Impuestos Especiales e IVA) en 2016, según los datos del Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT) a los que tuvo acceso Europa Press.
El Estado ingresó un total de 9.110,5 millones de euros durante el pasado año por tabaco, una cifra prácticamente similar a la de 2015 (-0,30%), favorecida por la estabilización en el volumen de las ventas y la lucha contra el contrabando.
Del total recaudado por las arcas públicas, 7.100 millones correspondieron al Impuesto Especial sobre las Labores del Tabaco, un 0,27% menos, y los 2.010 millones restantes al IVA, lo que supone un retroceso del 0,39%.
En concreto, Andalucía recaudó 1.439 millones de euros el pasado año, un 1,56% más, al tiempo que Baleares engrosó las arcas públicas con 367,53 millones (+2,68%) y Comunidad Valenciana, con 1.122,78 millones (+0,35%).
El mayor descenso en la recaudación vía impuestos se registró en Extremadura (-3,98%), seguido de Castilla-La Mancha (-2,54%), Comunidad de Madrid (-1,58%), Murcia (-1,34%) y Cantabria (-1,32%).
La Asociación Empresarial del Tabaco (Adelta) considera que la estabilidad fiscal ha sido determinante, ya que ha permitido una subida moderada de los precios y ha facilitado, al mismo tiempo, una estabilización de las ventas de cigarrillos, donde el 80% del precio de venta al público equivale a impuestos que suponen el 89,4% del total de ingresos fiscales del tabaco.
Igualmente, la recaudación se ha visto favorecida por la buena labor de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado en la lucha contra el comercio ilícito.
En concreto, las ventas de cigarrillos, se situaron en 2.323 millones de cajetillas (-0,07%) por valor de 10.311 millones de euros (-0,01%), el equivalente al 87% de las ventas totales de tabaco.
Por comunidades autónomas, los mayores incrementos en volumen se registraron también en Andalucía, con un alza del 1,89%, hasta 368,14 millones de cajetillas; Baleares, con 90,56 millones de cajetillas (+2,75%) y Comunidad Valenciana, con 283,57 millones de cajetillas (+0,78%).
En valor, las ventas totales de tabaco sumaron 11.858 millones de euros, lo que supone una caída del 0,4%, que en volumen representaron un total de 55.583,5 toneladas equivalentes (-0,56%), según los últimos datos facilitados por el Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT).
En cuanto al resto de las labores, el tabaco para liar, que supone un 8,4% del mercado en valor, continúa su retroceso moderado, al caer un 3% en volumen). Por su parte, los cigarros y cigarritos, que suman el 4,1% del mercado en valor, perdieron ligeramente peso con una caída del 2,6% en su facturación, mientras que el mercado de la picadura para pipa retrocedió en valor un 4,5%, aunque sus ventas representan menos del 0,5% del total.
La aportación fiscal a las arcas públicas por labores del tabaco se desglosa de la siguiente forma: cigarrillos, con unos ingresos de 8.144 millones de euros (+0,03%); picadura para liar, con 744 millones de euros (-3,01%); cigarros y cigarritos, con 197 millones de euros (-2,67%) y picadura para pipa, con 24,42 millones de euros (-2,98%).
"El año 2016 ha sido muy complejo para la industria del tabaco por la adaptación a las nuevas exigencias de la Directiva de Productos del Tabaco, que entró en vigor el pasado 20 de mayo. Esta norma implica cambiar el envasado y etiquetado de 70.000 referencias europeas de productos del tabaco, lo que ha obligado a su vez a modificar todos los procesos de fabricación, impresión y a adquirir nueva maquinaria, con la presión añadida de plazos muy ajustados para su cumplimiento", ha afirmado el director general de Adelta, Juan Páramo.
En el caso español, Páramo ha explicado la dificultad del proceso de adaptación se ha visto agravada por la falta de la trasposición de la Directiva comunitaria al ordenamiento jurídico nacional, como consecuencia de la situación política vivida el pasado año.
"A pesar de que la norma aún no se ha incorporado a la legislación española, y por ello no es de obligado cumplimiento en España, la industria del tabaco ha tomado la iniciativa para llegar a tiempo con los plazos y requerimientos exigidos por Bruselas y ha adaptado ya la mayoría de las cajetillas de cigarrillos y envases de tabaco para liar", ha señalado.